Ahhhhh, Navidad… época de dar, compartir y mostrar lo mejor de nosotros… a menos que te toque estar en un intercambio de regalos, ya que nunca falta el tacaño, despistado y cul%(= que brinda los obsequios más cutres del mundo. Como sabemos que tú no eres de esas personas, estimada lectora o lector, de nueva cuenta traemos una lista actualizada de las peores cosas que puedes dar en vísperas de Navidad para que estés a las vivas o, de plano, evites ser el malnacido o malnacida que arruina la felicidad de otros…

5. Adornos navideños. Sí, estamos de acuerdo que en casi todos los hogares del mundo hay adornos navideños, pero ello no justifica que sea excelente idea regalar esferas, botitas de tela, juegos de luces inservibles, vasos y demás parafernalia solo porque estamos cerca de la llegada del Yisus. Hacer eso revela a una persona poco atenta y mezquina, así que evítalo a menos que obsequies un juego de luces mamalón que deje en vergüenza a tu sonidero favorito.

4. Cerámica. Las estatuillas y objetos hechos con ese material pueden ser regalos muy especiales, porque uno mismo los puede moldear, pintar y decorar. A pesar de ello hay un pequeño gran problema: se rompen con extrema facilidad, por lo que es improbable que sobrevivan al intercambio y cena prenavideña del trabajo. Incluso no faltan las y los ojetes que terminan robándose esos obsequios hechos con ahínco y dedicación. Mención aparte a las figuras religiosas que siempre generan discusiones hasta en las mejores familias.

3. Libros de superación personal, autoayuda y coaching. Imagina la siguiente escena: Lleva meses sintiéndote miserable tras una ruptura amorosa. Asistes al intercambio del trabajo para pasarla bien y, entonces, sale Chuchita de recursos humanos con Supera a tu ex en 10 pasos, el best-seller de Fulano de Tal. No solo ha revelado que terminaste con tu pareja, sino que también padeces depresión y tus demás compañeros de trabajo van a estar chingando toda la noche con tu ruptura. Hay otras formas de ayudar al prójimo sin sentirnos protagonistas, compañeros…

2. Productos de higiene personal. Esos productos revelan la percepción que los compañeros o amigos tienen de nosotros. Si te regalan un kit de limpieza bucal significa que te huele la boca; desodorantes y lociones, que apestas a perro muerto; productos contra el acné, que tu rostro es repulsivo, y la lista sigue y sigue… Por favor, evita esas opciones de regalo, en una de esas podría salirte el tiro por la culata al recibir viagra, Lomecan o cosas por el estilo.

1. Postres. En temporada navideña circulan un montón de dulces, panecillos, pasteles y demás sabores que alegran nuestros paladares. La bronca con regalar postres en intercambios navideños es que, sin querer, obligas a la persona que recibió el obsequio a compartirlo con los demás ante las presiones de la comunidad gorrona, por lo que no disfrutará su regalo como se debe. Para evitar eso, la mejor opción es regalar un postre aparte para todos los compañeros del trabajo o, de plano, optar por las opciones de obsequio que contiene ese conteo.

Pues bien, agradezco un año más por llegar a sus puertas por medio de ese gran periódico y su siempre honorable equipo de redacción, edición, publicación, repartición y administración. Les deseo de todo corazón una feliz Navidad en compañía de sus seres queridos y que, a pesar de los regalos malos, la esperanza, el ánimo y el amor no decaigan en sus vidas.

@Lucasvselmundo

[email protected]

Comentarios