Originario de Ciudad Sahagún, Axel Montiel, músico hidalguense, colabora desde hace dos años en la batería, percusiones y bajo en la banda de reggae El Son de Kalunga, además de un proyecto independiente en el que escribe y canta rap.
OttoAfter, como es conocido en la escena, actualmente estudia psicología en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, carrera que inconscientemente plasma en el proceso creativo lírico.

Reggae, rap y otros retos: OttoAfter
Desde los 10 años vive en la capital del estado y cerca de los 15 incursionó en el mundo de la música.

Estaba con mis vecinos, esos batos se compraron instrumentos, y faltaba un baterista, les dije: ‘falta un baterista y sobro yo’. Entonces me compré mi batería y empecé a darle.

Otto, quien aprendió solo a tocar el instrumento a través de escuchar e interpretar, evolucionó en la música con el mismo grupo de personas con quienes compartió desde los 15, hasta ser convocado por otra banda.

Reggae

Tocábamos rock, pasamos a algo más pesadón, y luego le bajamos otra vez como a un rock progresivo y de ahí, ellos hicieron otra banda y a mí me llamaron para tocar en una banda de reggae.

Es así como OttoAfter apareció en las filas de El Son de Kalunga, justo cuando él comenzaba a conocer el reggae de una manera más amplia.

Al principio pensé que era fácil el género, pero fue un proceso difícil, comenzar con un tipo de música muy distinto al que tocaba y acoplarme a los 10 integrantes de la banda, sin embargo todo fluyó por la misma ideología que tienen los integrantes.

Además de participar en la banda que cuenta con cerca de dos años desde su génesis, se ha presentado en los alrededores de Hidalgo, Estado de México, Puebla, la capital del país y está próxima a estrenar una producción de manera independiente; a la par OttoAfter realiza un proyecto de rap.

Rap

Desde niño escuchaba lo que todo el mundo escuchaba de rap, como lo más comercial, pero hace un poco más de un año surgió la idea de escribir, más que cantar.

Reggae-rap-y-otros-retos-OttoAfterA partir de sucesos en su vida que él mismo describe como “evolutivos” se adentró en el mundo del rap, donde escribe letras en primer lugar personales pero que buscan ser universales.

Son cosas que yo siento muy profundas en mí, que al fin de cuentas nos llegan a pasar a todos.

En una carrera que apenas despega OttoAfter cuenta con un EP con seis canciones en las que se acompaña de las pistas de Óscar Espinoza, compañero de música con quien comenzó su carrera.
La producción realizada en la Ciudad de México se encuentra próxima a estrenar el video del primer sencillo con el cual será oficialmente lanzado en iTunes y Spotify, además del material en físico.

Otros retos

Sin embargo a pesar de una carrera que despega, OttoAfter presenta el reto de ser partícipe de la escena artística en Hidalgo, donde existe poca apertura de las personas a escuchar o conocer algo distinto.

Aquí hasta cierto punto hay modas o tendencias a escuchar ciertas cosas o ver ciertos tipos de shows, además que los lugares para presentarse no son muchísimos.

Aunque en la escena existe algún tipo de progreso,

sí hay gente que escucha, que aprecia las cosas que se hacen con afecto y se hacen bien.
Lo más importante es que las cosas se hagan de corazón, que se ponga todo el empeño en eso, hagas lo que hagas; arte, ciencia o lo que quieras hacer, pero que realmente sea lo que quieras y lo hagas de corazón, es ahí cuando las personas comienzan a conectarse con eso.

OttoAfter buscará con la banda y su proyecto individual

estar en todos lados y pasarla bien

, además de contribuir a la escena local.

Mientras uno sea positivo, mientras uno haga las cosas bien, las cosas se van a dar chido para lo que te guste

Comentarios