Registran primera muerte por frío

220
frio

 

Pachuca
De acuerdo con el reporte nacional de la semana 49 de vigilancia epidemiológica, ya confirmaron la primea muerte por hipotermia durante la temporada invernal en la entidad, según el informe con corte al 14 de diciembre; ante la baja de temperaturas, la Secretaría de Salud alertó para evitar padecimientos por frío.
Para la semana epidemiológica anterior de la temporada invernal 2016-2017 se contaba con 53 casos y dos defunciones a nivel nacional. De la semana epidemiológica 41 a la 49 de la presente temporada existe un total de 72 casos de daños o afectaciones y cuatro defunciones ocurridas en Puebla, Hidalgo, Morelos y Chihuahua. Además, reportaron seis casos de intoxicación por gas.
Durante la temporada 2016-2017, el grupo de edad más afectado fue el de 65 y más (33.3 por ciento), en la temporada actual el grupo más afectado es el de 25 a 44 años (50.0 por ciento).
El clima frío puede afectar al cuerpo en formas diferentes, la población puede sufrir congelación. Además, el cuerpo puede perder calor más rápido de lo que puede producirlo. El resultado es la hipotermia o una temperatura corporal anormalmente baja. Puede causarle somnolencia, confusión y torpeza en los movimientos.
La hipotermia no suele aparecer de inmediato, primero los vasos sanguíneos de las partes más alejadas (manos, pies) se contraen. Esto sucede para que circule menos sangre por esas zonas, ya que la pérdida de calor es muy elevada y el objetivo del cuerpo es mantener caliente los órganos vitales.
Aparecen escalofríos, aumenta el gasto calórico por los temblores y el aumento de la frecuencia respiratoria y cardiaca. Los músculos de las manos y los pies no responden del todo bien.
Luego viene la dificultad extrema para moverse, la piel se pone azul, los temblores cesan. La víctima presenta somnolencia, comportamientos extraños o irracionales y confusión mental. La respiración y los latidos cardíacos disminuyen, se vuelven lentos y débiles. En poco tiempo, los órganos vitales comienzan a fallar y a pararse, lo que se conoce como muerte clínica. En ese estado la víctima no está realmente muerta, ya que la muerte cerebral todavía tarda unas horas en producirse.

Comentarios