Regresa El muñeco diabólico para aterrorizar a todos

230
Chucky,El muñeco diabólico

CLAUDIA PACHECO OCAMPO / NOTIMEX
Ciudad de México.- “Hola, soy Chucky. ¿Quieres jugar?”, fue una frase que nació en 1988 con el estreno de una de las películas más afamadas del cine de terror estadunidense, que tres décadas después vuelve a la pantalla grande a través de una nueva versión.

El muñeco diabólico es el título de la nueva entrega que se apoya poco en la idea original de Don Mancini, pues lo malévolo del juguete no nace a partir de un acto vudú.

En el origen, el asesino serial Charles Lee Ray transfiere su alma al juguete llamado Niño Bueno antes de que su cuerpo pierda la vida. El acto lograría que él pudiera reencarnar en la primera persona que supiera de su existencia. Sin embargo, esta vez la maldad nace debido a una manipulación en el sistema eléctrico de Chucky.

Protagonizada por Gabriel Bateman, Aubrey Plaza y Brian Tyree Henry, bajo la dirección de Lars Klevberg, el filme trata el caso de una madre soltera que debe mudarse a un nuevo vecindario en compañía de su hijo Andy, al que le cuesta trabajo hacer nuevos amigos.

En la nueva entrega escrita por Tyler Burton Smith, el actor Mark Hamill dio su voz a Chucky. Cuando lo anunció en redes sociales, fue tendencia mundial dada la trascendencia que ha tenido como parte de “los buenos” en la franquicia fílmica de Star wars.

Como parte de la publicidad de la película, el 30 de abril dio a conocerse un póster que parodiaba el cartel de Toy Story 4. En la imagen se observaba a Chucky con un zapato ensangrentado mientras se alejaba de los restos del sheriff Woody.

El muñeco diabólico, película que será estrenada hoy, es una producción de Orion Pictures a través de United Artists. Es el primer largometraje de la franquicia que no fue distribuido ni producido por Universal Pictures, responsable de las producciones de 1990, 1991, 1998, 2004, 2013 y 2017.

  • En la nueva entrega, el malvado personaje es manipulado electrónicamente. La cinta dirigida por Lars Klevberg se apoya poco en la idea original de Don Mancini, pues lo malévolo del juguete no nace a partir de un acto vudú

Comentarios