Regresa Ripstein al cine en blanco y negro

770
RIPSTEIN
Durante 50 años, el cineasta se ha caracterizado por su peculiar manera de reflejar la vida de la sociedad mexicana

Ciudad de México

Con la cinta La calle de la amargura, el director Arturo Ripstein regresó al cine que más le gusta, el de blanco y negro, técnica que le parece fascinante porque a través de ésta se refleja el verdadero rostro del cine mexicano.
Durante 50 años, el cineasta se ha caracterizado por su peculiar manera de reflejar la vida de la sociedad mexicana, sobre todo de la clase más baja, la miseria y la marginación, y todo eso lo logra con el dramatismo y a la vez el encanto del blanco y negro.
“Esta técnica tiene una vida muy especial, de la que el color carece por alguna extraña razón. Y de esto hay muchos ejemplos, como los grandes fotógrafos siempre usaron blanco y negro, que van desde Nicéphore Niépce hasta nuestros días. Esta técnica tiene otra vida que el color elimina”, comentó el destacado realizador en entrevista con Notimex.
El director mexicano confesó que aprendió a hacer cine en blanco y negro porque eso hacía su padre. “Yo iba a ver a mi papá filmar hace casi 70 años y en ese momento lo habitual era el blanco y negro. Ahí aprendí a conocer y a querer a mi país en blanco y negro. Aprendí a entender los personajes y situaciones, conflictos en esos dos tonos, así que toda mi carrera la planee en esa técnica.”
Sin embargo, no rechaza el cine en color, pues en su filmografía existen memorables cintas con esa técnica.
Respecto a la manera de hacer cine actual, comparado con el de antaño, Arturo Ripstein deja ese romanticismo por lo antiguo, y al contrario, se siente beneficiado con los avances y equipos que existen para realizar películas.

Comentarios