De nuevo está en el escenario una mujer que ha hecho política desde la década de 1980, cuando logró la diputación federal por el Estado de México (1979-1982), la maestra Elba Esther Gordillo difícilmente la dejará y menos ahora que tiene mucha experiencia y redes.

Su regreso como líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), desde mi punto de vista, es una cuestión de tiempo, pues es el espacio que ella fue construyendo, es donde logró lealtades, nadie como ella conoce a este sector, y este poder es y ha sido lo que le ha permitido las negociaciones a nivel de presidencia.

Se piensa en ella como una lideresa corrupta, sin embargo, también se olvida que consiguió muchos beneficios para los profesores: la carrera magisterial, apoyos para estudiar, mejores salarios, entre otros. Si bien Elba Esther tenía profesores que no estaban de acuerdo con su forma de dirigir el SNTE, como es la coordinadora que representó la oposición al interior de dicho sindicato, sin embargo, construyó una gran legitimidad con un gran sector de los profesores del sindicato. Ella como lideresa y dirigente del gremio se opuso a la reforma educativa que promovió el presidente Enrique Peña Nieto, y posteriormente sucedió su encarcelamiento.

La mal llamada reforma educativa fue una reforma laboral en contra de los profesores, quienes fueron perseguidos, además de que la carrera magisterial desapareció y la evaluación se convirtió en la posibilidad de ser dado de baja del magisterio. Este contexto logró que el gremio no olvidara el apoyo que siempre recibió de la maestra Elba Esther, considero que más de uno –por lo menos– lo pensaron: “Con la maestra esto no hubiera pasado”. En este orden de ideas, la Maestra, así como no se duda de que es una lideresa sindical que cayó en actos de corrupción, tampoco nadie duda de su liderazgo al interior del SNTE. Por tanto, la Maestra tiene una alta posibilidad de regresar y volver a tener un peso importante en el SNTE.

Además, el próximo presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ya señaló que respetará la autonomía sindical del magisterio, lo cual da pauta a que la Maestra, a través de un procedimiento legal, pueda retomar este liderazgo, “si es que así lo solicita el mismo sindicato”. Los líderes actuales del SNTE saben que Elba Esther está de regreso y saben que logrará o ya logró la interlocución con el nuevo presidente, por tanto, confiarán en ella para garantizar el respeto a sus derechos laborales y el regreso de beneficios como fue la carrera magisterial.

En este sentido, creo que la salida de la cárcel de la Maestra fue porque ya tuvo pláticas con López Obrador, de hecho varios personajes cercanos a ella como es su yerno Fernando González Sánchez apoyaron electoralmente a Morena en las elecciones de este año. Resulta evidente que ella jugó sus piezas y movilizó a un grupo de profesores en contra del PRI, y fue claro, por los resultados electorales de este partido, que los maestros no votaron por él.

Obrador sabe que la Maestra es una mujer a quien le gusta el poder y sabe cómo concretarlo y hacerlo efectivo en contra de sus enemigos y a favor de sus amigos, así que pensará las libertades políticas que le permitirá ella, por tanto, es seguro que Nueva Alianza pierda el registro, pero además la Maestra no podrá decidir en la Secretaría de Educación Pública (SEP), como antes, nada sobre el tema educativo, solo será la lideresa sindical y como tal tendrá la interlocución con el nuevo gobierno.

Con el discurso que dio la Maestra al salir de la cárcel me queda claro que mandó señales de apoyar los nuevos cambios educativos, pues dejó ver que en esta transformación los maestros estarán presentes. López Obrador aprovechará el control y la legitimidad de la Maestra para lograr el apoyo organizado del SNTE y avanzar en sus promesas de campaña con éxito; en este sentido, la liberación de la Maestra es positivo o negativo para el país, ¿usted qué piensa?

Comentarios