Ni el rock, ni el punk y mucho menos la trova… el reguetón, estimada comunidad lectora, sí, el reguetón, acaba de derrocar a un gobierno con base en su ritmo lleno de tumbao, su cachondez inmediata y sus letras llenas de tremendas analogías y metáforas. Y como ya comprobamos su potencial para establecer nuevos comienzos sociopolíticostrucutrú, aquí una lista de temas para acompañar los cánticos dedicados a la libertad.

1. “Gasolina” de Daddy Yankee. El padrino del reguetón es un verdadero profeta. Su primer sencillo, desprendido de su álbum debut Barrio fino –una oda a la música urbana y el sentir del pueblo–, es una carta a la crisis de los combustibles fósiles que estamos viviendo, así como un reclamo al G-8 para invertir más en el desarrollo de energías renovables. Y si con un tema no es suficiente, himnos como “Rompe” versan sobre la caída del neoliberalismo ante su propio modo de operación depredadora.

2. “Rebota” de Guaynaá. El hit de este verano parece una canción cualquiera de reguetón, pero dentro de su lenguaje procaz esconde una valiente analogía sobre la lucha de clases y la unión del proletariado para derrumbar al capitalismo tardío. Tenemos versos de la talla de “como lo mueve esa muchachota”, que nos hablan sobre la unión del pueblo para alcanzar la unidad nacional y la libertad, la cual rebota esperando el triunfo de la humanidad contra los mecanismos opresores que aprisionan su ser.

3. “Diva virtual” de Don Omar. El Don del Reguetón también tuvo voz profética, y en este temazo con toques de música electrónica versó sobre las posibles consecuencias que traerían al espectro social las redes sociales: robo de identidad, un doble estándar sobre nuestros discursos y comportamientos, la ilusión de una vida placentera en la esfera de la red, la liquidez de las relaciones sociales ante las conexiones virtuales y el desarrollo de las nuevas soledades. Ni Bauman en sus mejores momentos.

4. “Mi gente” de J Balvin. El intérprete de Barranquilla sabe que la unión hace la fuerza, y su ahora clásico contemporáneo es una exhortación a la unidad, a la lucha, a la libertad del ser y el hacer. Que no te engañe el término impersonal “gente”, que Balvin en realidad se refiere al pueblo latinoamericano, a sus riquezas, a sus desafíos, a sus conquistas, pero, sobre todo, a que en diferentes rostros vemos un solo sentir: la alegría de establecer un nuevo orden, ese que nuestra clase política no ha cumplido.

5. Cualquier canción de Calle 13. Sí hay un ejemplo de que pueden existir temas de protesta dentro del reguetón, ese se encuentra en el catálogo del dúo boricua. Ya sea hablando de las injusticias sociales que vive Latinoamérica, de la lucha para acabar con los malos gobiernos y la exhortación hacia la unión de diferentes culturas y el intercambio de estas, Calle 13 son unos verdaderos ídolos. En serio. Nada mal para un grupo que inició con los mismos temas genéricos sobre nalgas de 14 kilates.

En fin, dejemos la guasa a un lado –aunque creo que desde el punto cinco ya íbamos en serio–. A pesar de todas sus limitaciones, críticas y horrores, el reguetón ha hecho historia. Sí, literalmente no destituyó al gobernador de Puerto Rico Ricky Rosselló, pero fue una de las puertas que, al abrirse, permitió que todo el pueblo boricua se alzara en pos de un mejor porvenir. Y eso, queridos amigos y amigas, forma parte del poder de la música, aunque no siempre nos guste cómo suena.

@Lucasvselmundo
[email protected]

Comentarios