Cómo iniciar un texto dónde hay tantas personas a las que debo agradecer la aparición de un nuevo libro, Relatos sonoros. Diez años del programa Quinto Poder. No puedo poner en orden mi desordenado corazón, cada latido delata un nombre, cada sonrisa un buen recuerdo, cada texto de esta compilación representa un discurso que se confesó con gozo delante de un micrófono amigo.
La historia empezó cuando mi querido amigo, Mauricio Ortiz Roche, como siempre, confío en mi trabajo y en mi compromiso, solamente por esas dos razones me solicitó hacer un proyecto para un programa de radio. Los sonidos llegaron, las ráfagas me inspiraron, la música me iluminó y los temas fueron subiendo de volumen. Fue así como pude construir un programa de radio que él decidió ponerle “Quinto Poder”, el poder de la comunicación.
¿Quién será la productora? De inmediato evoqué a mi amiga y cómplice Layla Sánchez Kury, con una trayectoria inolvidable para hacer magia radiofónica. Ella aceptó de inmediato. Al poco rato ya estaba ella detrás de una cabina para darme esa indicación de que podía empezar a grabar. Mi voz, no la reconocía yo misma. Mi imagen reflejada con unos audífonos estilo Zabludowsky me daba risa nerviosa. La escaleta lista, mi corazón sonoro intentaba dar el tono necesario para hablar de tantos temas, desde la prensa hasta el cine, del feminismo y las mujeres, voces y sonidos. Mi vida ya era mejor en la radio.
Se integraron tantas voces, unos meses estuvo Rosa María Valles y teníamos una sección bien divertida que se llamaba Ni Rosa ni Elvira, donde discutimos por la figura del Papa y hasta por los personajes de la Guerra de las Galaxias.
Silvia Rodríguez llegó de invitada para charlar de Jorge Luis Borges y desde ese instante surgió una complicidad maravillosa y se quedó conmigo para siempre, para hacer radio, para marcar nuestras diferencias con humor, nosotras que nos queremos tanto. Manuel Toledo ha sido otro aliado, su voz y su ironía dieron al programa un espacio de reflexión y de provocación. Cómo olvidar que luego de hacer en vivo cada emisión nos daba tiempo para irnos a tomar un cafecito con un paste de piña.
Y mis alumnos y alumnas, aliados generosos, cómplices maravillosos, escaletas femeninas, machines radiofónicos. Desde Alejandro Ávila hasta Axel Chávez, desde Adriana Ramos Trejo hasta Luz Martínez.
Mis otras productoras y su bendita sororidad: Irma Hernández, Cristina Fernández y Mary Carmen Hernández Castelán. No se diga del productor más exigente de todos los productores, Benjamín Acosta, aprendí tanto con él.
Y la generosidad de Mayte Romo, mi editora por siempre, que a través de editorial Elementum recupera este discurso que parecía fugaz, la palabra impresa se alía con nosotras y de esa manera los 10 años de nuestro programa se sintetizan en 231 páginas. Ojalá les interese leer Relatos sonoros. Diez años del programa Quinto Poder y escuchen en cada texto voces amigas, reflexiones provocativas, ideas transgresoras, sonidos puros, ráfagas de vientos, volumen bello y airoso.

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorEl burococo del peñato, virus de la destrucción
Artículo siguienteIniciará Imagen Televisión transmisiones en octubre
Profesora investigadora en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM. Especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Ha publicado una gran variedad de libros y artículos académicos. Es columnista tanto en medios impresos como digitales. Ha recibido diferentes reconocimientos por su trayectoria feminista y periodística.