Considerado uno de los 57 yates más caros y lujosos del mundo, descrito por sus diseñadores originales como “un nuevo concepto en la hermandad de los súper yates”, el TV, propiedad de Emilio Azcárraga Jean, presidente de Grupo Televisa, está en venta, según reportó el sitio especializado SupeYachtNews.com.
La reportera Dolia Estévez, de la revista Forbes, confirmó que Azcárraga Jean redujo drásticamente el precio de su lujoso yate de 130 millones de euros (144 millones de dólares) a 92 millones de euros (102 millones de dólares).
Azcárraga Jean adquirió el TV a finales de 2010, en medio de un total hermetismo, a un precio de 120 millones de dólares. Estaba administrado por Edmiston & Company y permanecía estacionado en Filipinas.
El súper yate se convirtió en el símbolo del poder y la bonanza económica de Azcárraga Jean. Su brazo derecho financiero Alfonso de Angoitia supervisó la operación para adquirir esa embarcación de 257 pies, equipada con helipuerto, seis suites de lujo, sala de cine, jacuzzi, gimnasio, equipo avanzado de telecomunicaciones, spa para 16 personas y un exclusivo salón de masajes y espacio para fastuosas fiestas, según la descripción realizada en yachtmadsummer.com.
Originalmente el TV se llamó Mad Summer (verano loco) y fue adquirido en 2008 por el empresario norteamericano Jeff Soffer, propietario de la compañía de bienes raíces Fontainebleau, de Miami, Florida. La crisis inmobiliaria y financiera de 2009 provocó que Soffer se declarara en bancarrota y puso a “producir” a su megayate: cobraba un millón de dólares por semana a glamorosos clientes que lo rentaban.
El TV opacó, con mucho, al famoso yate Eco, de apenas 40 pies, que fue propiedad de Emilio Azcárraga Milmo, el Tigre, padre de Azcárraga Jean. Mientras el Tigre pagaba, en promedio, 50 mil pesos mensuales para mantener su barco en el Club de Yates de Acapulco (Proceso, No 1438), el Tigrillo y Grupo Televisa destinaban un promedio de 200 mil dólares mensuales para mantener el TV.
El yate de Azcárraga Jean es más lujoso que el Maya Queen IV, del magnate mexicano Alberto Bailleres, propietario de Industrias Peñoles, del Palacio de Hierro y miembro también del Consejo de Administración de Grupo Televisa y considerado por la revista Forbes como el segundo hombre más acaudalado de México.
Las dificultades económicas de Grupo Televisa provocaron que desde el verano de 2015 el vicepresidente Alfonso de Angoitia y Salvi Folch prepararan la estrategia para vender TV por 130 millones de dólares e invertir en un barco de 301 pies. Un folleto público anunció la venta de TV desde enero de 2016.
Ahora, el remate de la embarcación que marcó la bonanza del principal accionista de Televisa quedará en 102 millones de dólares.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios