Washington.- El fiscal especial Robert Mueller, rompiendo un silencio de dos años acerca de su investigación sobre los vínculos entre Rusia y el equipo de campaña de Donald Trump, anunció ayer que renunciará al Departamento de Justicia para que pueda “volver a la vida pública”.

El fiscal hizo el anuncio en sus primeras declaraciones públicas desde su designación hace dos años a cargo de la investigación.

Mueller ha estado en la nómina del Departamento de Justicia desde que concluyó formalmente su investigación en marzo. El mes pasado, el secretario de Justicia de Estados Unidos (EU) William Barr publicó una versión expurgada del informe sobre Rusia.

La investigación de Mueller determinó que no hubo un esfuerzo coordinado entre Rusia y la campaña de Trump para tergiversar las elecciones, pero el informe reveló que el ahora presidente intentó tomar el control de la pesquisa y forzar la expulsión de Mueller para impedir que investigara una posible obstrucción de la justicia por parte del mandatario, que es republicano.

Trump calificó la investigación como una “cacería de brujas”.

El secretario de Justicia declaró que quedó sorprendido por el hecho de que Mueller no llegó a una conclusión concreta y decidió, junto con el subsecretario Rod Rosenstein, que no había evidencias para fundamentar un proceso por obstrucción de justicia.

Mueller, por su parte, se quejó en privado con Barr de que el resumen de cuatro páginas que el secretario envió al Congreso no reflejó adecuadamente las conclusiones de la investigación.

Comentarios