Los ciclos futbolísticos suelen iniciar en agosto y concluir en mayo. En la mayoría de los países con ligas de alto rendimiento, el futbol se practica durante 10 meses consecutivos. Así, el verano se perfila como el momento indicado para llevar a cabo el régimen de transferencias.

De ahí que cuando un equipo de renombre a nivel confederación realiza contrataciones espectaculares en invierno esas cobran mayor importancia.

El caso de México es distinto. Los torneos cortos permiten que los clubes nutran sus plantillas con mayor ambición durante los primeros días del año natural. Así, pese a que en nuestro país se celebra el draft en junio, muchos equipos aprovechan la ventana invernal para hacer arder el mercado de piernas. Esta semana, cuatro futbolistas se pelearon por el espacio televisivo y las portadas de la prensa deportiva. Cada uno de ellos llega en condición de fichaje bomba, detonando durante los últimos suspiros del registro de altas y bajas.

Enumerándolos cronológicamente, el primer golpe sobre la mesa lo dio Tigres con la incorporación de Carlos Salcedo. El defensa procedente del Eintracht Frankfurt vuelve a México tras poco menos de cuatro años militando en el viejo continente. El defensa de 25 años puso un paréntesis a su aventura europea para enfocarse en el reto de conquistar la Liga local con el club con el que se formó, pero en el que no logró debutar.

Como en Monterrey, “lo que hace la mano hace la tras”, Rayados también se dio a la tarea de repatriar a un mexicano que militaba en el extranjero. Con 30 años de edad, Miguel Layún concluyó su segundo ciclo europeo para vestir los colores de la Pandilla. Cuatro años han pasado desde que el carrilero fue presentado con el Watford de Inglaterra, habiéndose marchado del nido Águila como campeón.
Finalmente, y a propósito del cuadro emplumado, los arcaicamente apodados “millonarios” no podían quedarse sin refuerzos estelares.

Luego de una novela digna de la televisora dueña del club, América logró concretar el fichaje de Nicolás Castillo. El exdelantero de Pumas llegó a un acuerdo económico con el Benfica, equipo con el que vivió poca gloria, para mudarse a Coapa. El chileno formará una delantera envidiable junto a otro recién llegado, Nicolás Benedetti, quien hará de la marcha de Cecilio un vago recuerdo.

El mercado de piernas en la tierra del águila y la serpiente cobra relevancia por partida doble. En esta edición la nota la dieron los repatriados durante compras de pánico, mismos que han de sentir los próximos que se enfrenten a los nuevos arsenales.

Comentarios