“Reportaje comunitario”, en Radio Universidad Autónoma Chapingo

735
Josefina Hernández Tellez

“Radio Universidad Autónoma Chapingo, o simplemente Radio Chapingo, es el nombre actual de XEUACH-AM, una emisora de programación generalista permisionada y operada por la agraria Universidad Autónoma Chapingo. Transmite desde el campus de dicha institución, situado en Texcoco, México, México, en la frecuencia 1610 kHz de la banda de amplitud modulada con 5 kW de potencia”, informa la página oficial de esta institución.
Como sabemos, Radio Chapingo es de las pocas radios públicas en el país. Su labor se distingue, en este caso, por el servicio social y la convicción democrática. Sin embargo, a 26 años de existencia, los ajustes de los últimos dos años afectan a sus audiencias y a los programas como “Reportaje comunitario” y llevan a la mesa de la reflexión la vulnerabilidad de los buenos proyectos, y califico lo bueno desde un sentido amplio, ético sobre todo.
La historia adversa a la continuidad en tiempo y forma para “Reportaje comunitario”, un espacio radiofónico producido por el centro cultural de Nezahualcóyotl, cuyo lema es “La voz por el cultivo de las personas y de la tierra”, inició en junio de 2015, cuando le notificaron a Erasmo Raúl Solís Pineda, uno de los responsables, que se reducía el tiempo de su programa a una hora, “derivado de reuniones y de los llamados de atención relativos […] a la normatividad institucional, que entre otros aspectos, obliga a que exista un documento que acredite las condiciones específicas para el acceso a los espacios de la emisora”.
Así la orden y dos meses más tarde, en agosto de 2015, se les negó el acceso para la realización de su programa. Su audiencia se movilizó y entregó cartas hablando del servicio y beneficio de este espacio radiofónico. También solicitaban revisar criterios y acciones, e incluso extender el programa a tres horas; 2 mil 352 firmas lo avalaban.
“Reportaje comunitario” inició transmisiones en 2011, su producción era gratuita y transmitieron desde entonces cada domingo de 14 a 16 horas. Su objetivo “es fomentar y reforzar valores tales como la libertad, la solidaridad, el respeto, la dignidad, el esfuerzo, la perseverancia, la generosidad, el diálogo, la amistad, la equidad, la justicia, la honestidad, la responsabilidad, la cooperación, la fortaleza y la tolerancia, en la idea de defender los derechos ciudadanos y por una sociedad más justa”.
Los integrantes de este programa se inconformaron formalmente, pero en casi dos años ya no hay respuesta favorable ni sensible a las audiencias.
Al doctor José Sergio Barrales Domínguez, rector de la Universidad de Chapingo, le solicitaron “su intervención urgente ante el abuso de autoridad que está cometiendo la jefa de Radio Chapingo… Consideramos que dicha servidora pública, Concepción Pitalúa, no se puede adjudicar derechos que no le corresponden, al etiquetarnos como aficionados solicitantes y no permitirnos reanudar los programas en el presente mes. Por lo menos está violando los artículos 6º, 7º y 8º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que consagran los derechos de libertad de expresión, información, comunicación y derecho a recibir respuesta ante un planteamiento por escrito. El art 2º de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, en cuanto a que la radiodifusión es un servicio público de interés general. Prohibiéndose toda discriminación que anule o menoscable los derechos y libertades de las personas. Los arts. 1º, 2º y 9º de la Ley Federal de Radio y Televisión, donde se especifica que corresponde a la nación el dominio del medio en que se propaguen las ondas electromagnéticas y que el servicio de radiodifusión se hará bajo el permiso otorgado y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes promoverá la más amplia cobertura y acceso a sectores sociales de menos ingresos. El art 3º fracción III del Estatuto de la Universidad Autónoma de Chapingo señala que el objetivo de esta Universidad es preservar, difundir y acrecentar la cultura, así como promover la realización del hombre (sic), especialmente del medio rural, para lograr una sociedad más justa y creadora”.
En sus misivas de extrañamiento y protesta aludieron al derecho constitucional de libertad y garantía de expresión y a la misma Ley Federal de Telecomunicaciones. La respuesta y solución fue el silencio. Apostando al cansancio y la derrota.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorTrump, dinero para la guerra; EPN, deuda para más crisis
Artículo siguienteSe recusa Jeff Sessions; no renuncia
Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM y especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Periodista colaboradora en medios desde 1987. Defensora de lectores y articulista del diario Libre por Convicción Independiente de Hidalgo. Integrante del consejo editorial de la agencia de noticias Comunicación e Información de la Mujer AC. Docente universitaria desde 1995 en la UNAM. Profesora investigadora de tiempo completo en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo desde 2008. Integrante y cocoordinadora del grupo de investigación Género y Comunicación en la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación. Línea de investigación y publicaciones sobre periodismo, comunicación y género.