A partir de esta semana, Hidalgo ingresará a la etapa crítica de contagios por coronavirus, lo que llevará a tener hasta 3 mil 500 enfermos a mediados de junio, es decir, cuatro casos nuevos por hora, alertó el gobernador Omar Fayad Meneses. El reprendo llegó a través de redes sociales. El mandatario advirtió a la población que si no actúan con responsabilidad las consecuencias serán fatales y ningún esfuerzo habría valido la pena. Se trata de una advertencia que ninguna persona debería pasar por alto. La incontrolable curva epidemiológica lejos de aplanarse, amenaza con vigorizar su letalidad en la geografía hidalguense. A estas alturas de la epidemia habrá personas con criterio respetable que duden de la existencia de la enfermedad, aunque al mismo tiempo, del otro lado de la ciudad, haya hijos viendo morir a una madre o a un padre a causa de este virus. Un amplio sector de la sociedad hidalguense, algunos por necesidad y otros por soberbia, hemos desafiado los alcances de lo desconocido. El estado está desfasado un mes respecto al promedio nacional de contagios y la factura podría venir muy cara. En su videomensaje, el gobernador Omar Fayad levantó la voz y reprochó a aquellas personas que han tomado a la ligera la emergencia sanitaria, que pensando que son vacaciones han seguido con su vida normal sin ningún tipo de restricción. Lejos quedaron las rabietas políticas por las medidas que él y su gabinete calificaron como “ilegales” por parte de la alcaldesa de Pachuca Yolanda Tellería Beltrán. Ayer, el mensaje cambió de tono. La Secretaría de Salud dio a conocer que las muertes asociadas al coronavirus en el estado van en aumento, 12 en las últimas horas; la cifra suma 102 fallecimientos. Fayad lamentó que los esfuerzos de su administración no serán suficientes para atender la demanda. Como tampoco fueron suficientes los esfuerzos transexenales para atajar la pobreza que hoy obliga a miles de hidalguenses a salir a buscar el sustento diario. Y es que en Hidalgo apenas 28.6 por ciento de la población puede trabajar desde casa, reveló la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) con base en estimaciones de Data Cívica al presentar el documento Informalidad y Covid-19. Los números son demoledores. En el estado 962 mil 240 personas trabajan en la informalidad, es decir que no pueden sujetarse a la cuarentena debido a que sus ingresos dependen directamente de su esfuerzo diario. Ciertamente la entidad, el país y el mundo atraviesan por una contingencia sanitaria de dimensiones históricas; sin embargo, existe otra crisis, la económica, que afecta, por decir lo menos, al 75 por ciento de la población ocupada en Hidalgo. Con qué cara señor gobernador, si usted representa a un sistema que hizo millonarios a unos cuantos, que hoy miran la emergencia desde la comodidad de un balcón. Aun así amigo hidalguense, si puede, quédese en casa y si todos colaboramos todo volverá a estar bien. De filón. Apegados a los principios de la cuarta transformación, diputados de Morena propusieron vender los automóviles del Congreso de Hidalgo y donar al menos un 25 por ciento de su sueldo para comprar insumos al personal médico que atiende la pandemia del coronavirus y enfrentar los estragos que se avecinan. Vaya tiro para la presidenta de la junta de gobierno.

Comentarios