Reprueba la CNDH negligencia médica

297
CNDH
Ocho bebés prematuros murieron en un hospital de Guerrero en 2015

AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

Ocho bebés prematuros murieron en un hospital de Guerrero en 2015 debido a que el área de cuidados intensivos estaba inhabilitada por una obra que no pudo ser concluida por falta de presupuesto, determinó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).
Entre julio y agosto de aquel año se realizaba una ampliación de 12 a 24 camas en la unidad de cuidados intensivos neonatales del Hospital de la Madre y el Niño Indígena Guerrerense, en el municipio de Tlapa.
El trabajo, según la investigación de la CNDH, no fue concluido en la fecha acordada debido a la falta de presupuesto estatal, por lo que los recién nacidos fueron atendidos en otras áreas.
“El fallecimiento de los recién nacidos se produjo porque la sala de cuidados intensivos neonatales estaba inhabilitada por motivos de ampliación y el hospital dispuso de otras áreas que no contaban con la capacidad suficiente, especialización y abasto de insumos para atender la emergencia sanitaria”, determinó.
La CNDH emitió la recomendación 71/2017, dirigida al gobernador de Guerrero Héctor Astudillo y al fiscal general del estado, Javier Olea.
“El gobernador del estado deberá establecer un programa presupuestario para dotar al hospital de los instrumentos, equipo y medicamentos necesarios que garanticen estándares de calidad en el servicio de salud”, estableció.
El organismo evidenció que la fiscalía mantuvo inactiva 18 meses la investigación por la muerte de los bebés, lo que trasgrede, indicó, el acceso de los padres a la justicia.
“La fiscalía general deberá capacitar a su personal en materia de debida diligencia en la investigación ministerial y derecho de acceso a la justicia”, instruyó.

Comentarios