Cuando hablamos de videojuegos de terror, Resident evil (RE) es el punto de referencia. Y cómo no, si la franquicia ha sentado las bases de ese género y con cada entrega, sea un éxito o fracaso, ha buscado innovar en el campo y matarnos con los tremendos sustos que nos regala. Así, con motivo del lanzamiento de Resident evil 2. Remake, una de las cartas fuertes de este año para los gamers, aquí un listado del peor al mejor título de la franquicia; para ello, solo tomamos en cuenta el canon que compone la historia principal hasta el momento, es decir, del título cero al siete, así que no se enojen si no ven a RE: Code Veronica X…

8. Resident evil 6 (2012). La entrega más ambiciosa de la serie: tres arcos argumentales, seis personajes principales, un gameplay muy pulido, gráficos fregones y un montón de acción-terror. Pero el que mucho abarca poco aprieta: por querer complacer a todos los públicos, RE6 terminó siendo un título endeble, con una trama rebuscada y sin el carisma que caracteriza a la serie, al grado de que Capcom, su desarrolladora, estuvo a punto de cancelar la franquicia.

7. Resident evil 0 (2002). La precuela del título original es un episodio ambivalente. Por un lado, aprovechó la potencia del Nintendo GameCube para darnos una grata experiencia visual. Asimismo, podíamos controlar a dos personajes al mismo tiempo en una historia claustrofóbica. Sin embargo, Zero nos mostró también que la serie necesitaba urgentemente sangre fresca para subsistir, en especial por el anticuado “control de tanque” que recordamos agridulcemente.

6. Resident evil 5 (2009). Tras el éxito de la cuarta entrega, ese título tenía muchas cartas a su favor: fue el primer RE para la generación High definition, pulió las mecánicas de juego de su antecesor y ofreció juego cooperativo en la campaña principal. A pesar de eso, estuvo envuelto en la polémica por su trama ambientada en África y regalarnos la pelea final más inverosímil en la historia de los videojuegos. ¿A quién carajos se le ocurrió un combate en el cráter de un volcán?

5. Resident evil 3: Nemesis (1999). ¿De qué manera se podía mejorar el trabajo hecho en la segunda parte de la serie? Pues bien, RE3 nos regaló una experiencia más traumatizante al contar con acertijos más sesudos, munición más escasa y a uno de los malosos más inolvidables del gaming: Nemesis. ¿Quién no sintió ñañaras cuando ese masacote le apareció por primera vez en la estación de Policía de Racoon City? Aunque hoy se encuentra rebasado por otras entregas de la serie, lo recordamos con cariño.

4. Resident evil (1996). El comienzo de la leyenda. Aunque hoy en día luce muy oxidado, RE, obra de Shinji Mikami, tiene el mérito de sentar algunas de las bases de un género que, con el tiempo, se haría uno de los favoritos de la comunidad: el survival-horror. Para ello nos adentró en una lúgubre mansión infestada de zombis y mutantes en el que la estrategia, la combinación de elementos (las famosas plantitas de colores) y la resolución de acertijos, garantizaban el éxito. Un clásico instantáneo y mención honorífica para su refrito de 2002.

3. Resident evil 7: Biohazard (2017). Tras estar herida de muerte, la serie tuvo que renovarse completamente, desde la mecánica de juego hasta su historia. El resultado: el episodio más sobresaliente de la franquicia en 10 años, pero al mismo tiempo la experiencia más ajena al legado de Resident evil. Pero que eso no te engañe, el séptimo capítulo se mantiene por sí solo al recordarnos uno de los estados más primigenios de nuestra naturaleza, el terror. Sin duda, un excelente y necesario replanteamiento.

2. Resident evil 2 (1998). Si el RE original sentó las bases del survival-horror contemporáneo, la secuela lo perfeccionó. Y de qué manera. De la mano del genial Hideki Kamija, RE2 expandió el horror de la mansión zombi a la ciudad infestada de no muertos; algo así como George A Romero hizo con sus películas. Con elementos del cine de serie B, un “control de tanque” más efectivo y la posibilidad de seguir a dos protagonistas. Ese título, sin duda, merece estar en el top 10 de los mejores juegos de la década de 1990.

1. Resident evil 4 (2004). La trilogía original, más los capítulos alternos, habían explotado la fórmula hasta el hartazgo, por lo que RE4 fue el renacimiento de la franquicia. Aunque su desarrollo fue accidentado (de sus restos nació Devil may cry), el juego final es toda una obra de arte que le dio nuevos bríos a los juegos de horror y de acción. ¿Quién no recuerda el horror de enfrentarte a la primera horda de “ganados” al principio de la historia? Aunque la trama es ridícula, su legado es enorme: es uno de los pocos juegos que se reedita en cada consola que sale; mejoró la mira movible de los shooters y nos regaló la perspectiva, cámara en mano, utilizada por un montón de juegos posteriores.

Bueno, ahí lo tienen. Agradezco las ideas y aportaciones de Jesús Cantera, Jesús Hernández, Carlos Durán, Francisco Peña, Ricardo Mendoza, Miguel Hernández y Sebastián López para hacer este terrorífico top.

Comentarios