En entrevista, Rosa Icela Beltrán, doctora e investigadora del área académica de química del Instituto de Ciencias Básicas e Ingeniería (ICBI), habló sobre las consecuencias y el impacto de la mala calidad del aire en las ciudades y cómo la población y los gobiernos toman responsabilidad respecto a ese problema.
Desde hace varios meses la capital de Hidalgo mantienen su alerta amarilla por contaminantes en el aire. De todo el estado Atitalaquia es el más contaminado

¿Qué situaciones o consecuencias podemos enfrentar de seguir con una calidad de aire contaminada? (largo, corto o mediano plazo)

Cuando hay picos de contaminación atmosférica, al poco tiempo (unas dos semanas) aumenta el número de enfermedades respiratorias.
Las enfermedades respiratorias crónicas (ERC) comprometen al pulmón y/o a las vías respiratorias.

Más allá de la situación vehicular, ¿a qué atribuimos los altos índices de contaminación?

A las industrias; los incendios en los suelos de cultivo, que son muy comunes en esta época; la preparación de la cama de siembra, que provoca la tolvaneras con el viento, en Pachuca y otros lugares donde hay jales expuestos, el viento transporta partículas de ellos y contamina el aire; las construcciones siempre generan polvo; la quema de cuetes, como los juegos artificiales que contaminan el aire con partículas y metales tóxicos; la quema de todo combustible, por ejemplo el gas en las estufas, los boilers, los calentadores de gas en estos días fríos; la quema de leña para cocinar o calentar el ambiente.

¿Qué medidas tendrían que realizar los gobiernos?

Revisar y modificar la normatividad ambiental constantemente para poner límites menores de contaminantes, vigilar que se cumplan y sancionar cuando no sea así. Hace pocos años se realizó una revisión de la normatividad en cuestión de calidad del aire y se pusieron límites más estrictos, pero no sabemos si se están cumpliendo.
Reglamentar el uso de fuegos artificiales, por ejemplo, prohibirlos cuando haya contingencia ambiental.
Asimismo el gobierno debería informar por diferentes medios los avances en cuestiones ambientales.
Fomentar el uso de la bicicleta con ciclovías seguras en toda la ciudad.
Proporcionar servicios de transporte público suficiente, eficiente y seguro, para desincentivar el uso de autos particulares.

La sociedad ¿cómo puede mejorar sus hábitos?

Cuidando los recursos. Por ejemplo, para que la electricidad llegue a nuestras casas tuvo que producirse en una gran planta que produce una gran cantidad de emisiones atmosféricas, si usamos la electricidad solo cuando la necesitamos estaremos cuidando también la calidad del aire.
El agua que usamos en casa también se bombea desde grandes distancias y para eso se necesita electricidad; si usamos responsablemente el agua se gastará menos energía para transportarla.
Si es posible, podemos instalar un calentador solar y usar el de gas solo cuando no haya Sol.
No quemando cuetes, que además son peligrosos.
Buscando opciones menos contaminantes, en la medida posible, para transportarse.

¿El Hoy no circula, ayudaría?

Ayudaría parcialmente, porque hay quienes pueden comprar otro auto. Además, los autos no son los únicos que contaminan.
La entrevistada consideró que el No circula es una ayuda en solo una parte de todo el universo de hábitos de consumo de energía, otras actividades también contribuyen a la contaminación del aire.

Calidad del aire

De todo el estado, Atitalaquia es el municipio más contaminado en el aire, le siguen Tula y algunos puntos de Pachuca; por lo anterior, la Semarnath solicitó a la población mejorar los hábitos para disminuir los índices de contaminación en el aire.
La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales dispuso el conteo de municipios con más contaminación en la calidad del aire, apropósito de que permanece encendida la alerta amarilla; de los 84 municipios, Atitalaquia es el que tiene encendida la alerta naranja con los índices de contaminación más altos.
La alerta se enciende con una medición de los contaminantes del ambiente, cuando se ubican en calificación entre 51 y 10 unidades se enciende la amarilla, ese municipio alcanza calificación de 105 en el índice de contaminación.
La zona céntrica de Pachuca alcanza 80 de calificación, en la zona sur de la capital obtuvieron 80 puntos, mientras que Tula llego a 75 y Tizayuca 70.
En el extremo, con mejores calificaciones y menos contaminantes están Tepeapulco, Atotonilco de Tula y Huichapan.
Entre las acciones de la Semarnath para disminuir la contaminación está el Programa de verificación vehicular, que es una de las principales herramientas de esa dependencia, ya que permite regular las emisiones de contaminantes del parque vehicular, por lo que realizaron un intenso operativo para sistematizar todos los centros de verificación en el estado, constatar que cumplieran con la calibración de la prueba OBD y eliminar prácticas de corrupción en la emisión de hologramas.

Comentarios