Aunque con retraso de una semana, el efecto del color naranja en el semáforo epidemiológico comenzará a aplicar este lunes en Hidalgo. Al menos, sucederá en el sector restaurantero, que ya se prepara para abrir a partir del 29 de junio, según explicó a este diario el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Alan Vera Olivares. El empresario dijo que para lograr la reapertura se acatarán medidas para evitar contagios tales como permitir un aforo de solo 30 por ciento de la capacidad de los restaurantes, así como sanitización de espacios, uso de tapetes desinfectantes y uniformes especiales para el personal. En concreto, la Canirac ya trabajó e incluso presentó desde el mes pasado el llamado protocolo Mesa Segura que busca garantizar a los comensales una estancia libre de riesgos. No solo eso, también habrá vigilancia de parte de las autoridades a través de las secretarías de Salud, Desarrollo Económico y del Trabajo y Previsión Social, que certificarán que el establecimiento cumpla con las medidas sanitarias. Se anticipa un regreso complicado, pero urgente debido a la asfixia económica tras una prolongada cuarentena de más de tres meses. Algunos restaurantes no abrirán tras este periodo pues no soportaron vivir sin ingresos. Tampoco consiguieron solventar sus gastos, que incluían renta y salarios. Es así que 200 establecimientos del sector ya no volverán a abrir. El camino para la recuperación será duro y quizá otros se agregarán a la lista de los que no lograron sobrevivir. El acompañamiento que haga el gobierno será decisivo y por eso será interesante ver qué medidas aplicarán para reactivar una economía local que caerá varios puntos porcentuales. Para empezar, nuestro país, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), tendrá una caída de 10.5 por ciento en su producto interno bruto, la cual será la más pronunciada de todo el continente americano. De ese tamaño es el reto. De filón. Otra perla. Resulta que Radio y Televisión de Hidalgo (RTVH) también apareció entre las instituciones que participaron en el fraude con facturas falsas, dadas a conocer por el presidente de México Andrés Manuel López Obrador. Una raya más al tigre, diría el clásico.

Comentarios