Cuál es la razón por la que la Ley Federal de Telecomunicaciones se ha modificado en el tema de los derechos de las audiencias? ¿Qué significado o consecuencias tiene el hecho de que se niegue al público de medios a reconocer y saber cuándo se trata de información, opinión o publicidad? ¿Qué pasa si el Instituto Federal de Telecomunicaciones no puede regular o aplicar sanciones a los concesionarios de medios?
Sin duda, estas interrogantes están en el aire y tienen importancia, o no, según el ámbito o personaje del que se trate. Para la mayoría de la población pasa desapercibida esta discusión por desconocimiento, lo que implica que las decisiones que afectan directamente como ciudadanía sean tomadas por intereses propios de los concesionarios o, en el mejor de los casos, sean defendidas por vanguardistas que creen que la democracia se construye desde los derechos y la libertad de decidir.
En el caso de quienes dictan y determinan las leyes, su alcance está acotado por quienes tienen el poder, es decir, los dueños de medios. La palabra monopolio adquiere sentido al observar y analizar la suerte de la Ley Federal de Telecomunicaciones en el tema de los derechos de las audiencias. Esta situación tiene traducción directa con la capacidad que se abrogan y por la que luchan por seguir controlando y comerciando los contenidos que reditúan no solo económicamente, sino, y sobre todo, políticamente. De otra forma no podríamos explicar, desde la lógica y la razón, cómo se suprimen derechos, incluso constitucionales, de las audiencias. En el ojo del huracán se disputa la “propiedad” absoluta de las conciencias. No es menor el papel que tiene la reflexión y el conocimiento para decidir y proponer, por eso la contrarreforma en materia de papel y función del Instituto Federal de Telecomunicaciones.
En este escenario, adverso a los derechos de uno de los participantes de la tríada comunicativa (los receptores versus los dueños de medios y los contenidos), quedan inermes y mueren sus derechos antes de ejercerlos y de tener madurez y plenitud como se supone implicaría una sociedad medianamente democrática.
Ante este hecho retrógrado, asociaciones como AMEDI, AMDA, AMARC, CONEICC, AMIC, REDIM y Observatel, han emitido un extrañamiento a los senadores y alertan sobre la gravedad de este retroceso, señalando que “las reformas aprobadas son violatorias del artículo primero constitucional, del principio de progresividad, que indica que una vez que se ha avanzado en la efectividad de un derecho, el Estado no puede retroceder, así como del principio de protección que obliga al Estado a establecer los mecanismos para impedir que particulares violen los derechos de terceros, que en este caso son los concesionarios frente a las audiencias.
“Asimismo, el régimen reconoce al Estado como regulador del servicio público de radiodifusión, del cual se desprenden los derechos de las audiencias, reconocidos en la Carta Magna y en la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión antes de que las cámaras de Diputados y de Senadores –esta última de manera tramposa– le diera la espalda a millones de radioescuchas y televidentes que, entre otros, tienen derecho a recibir información veraz y objetiva” (https://articulo19.org/senadores-y-pleno-del-ift-deben-presentar-juicio-ante-scjn-para-restaurar-derechos-de-las-audiencias/).
Sin embargo, el futuro augura una lucha de largo aliento y una cierta indiferencia pública que desfavorece cualquier beneficio para los públicos de medios. De aquí vital el papel que tendrá el nuevo presidente de la Organización Interamericana de Defensoras y Defensores de Audiencias (OID), el mexicano Gabriel Sosa Plata, quien en su trayectoria y desempeño se ha distinguido por la claridad de su función y de la función de las defensorías de audiencias. Recordemos que fue el ombudsman de Noticias MVS cuando se dio el polémico caso de la periodista Carmen Aristegui, y que lejos de intimidarse fue objetivo y claro en los derechos de su audiencia. Actitud non grata que le valió su salida de este consorcio radiofónico.
En esta pista, el maestro Gabriel Sosa Plata tendrá un papel protagónico para convocar y levantar la voz en cuanto a los derechos ganados y perdidos de las audiencias con esta recortada y censurada ley. No solo esto, deberá tejer redes de solidaridad y vasos comunicantes con sus pares regionales y latinoamericanos, en el entendido de que la unión hace la fuerza. Su trayectoria lo avala en esta misión: “profesor e investigador de tiempo completo en la Universidad Autónoma Metropolitana unidad Xochimilco. Fue ombudsman de Noticias MVS y actualmente defensor de las audiencias de Canal 44, Señal Informativa y Radio UdeG de la Universidad de Guadalajara.
“Licenciado y maestro en ciencias de la comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, titulado en ambos grados con mención honorífica.
“Ganador de dos premios nacionales de investigación: en 1995 obtuvo el primer lugar en el Concurso Nacional de Trabajos Recepcionales en Comunicación, organizado por el CONEICC. En 2004 obtuvo el segundo lugar del mismo concurso en la categoría de maestría.
“Es autor de los libros Días de radio. Historias de la radio en México (Secretaría de Cultura y Tintable, 2016), Innovaciones tecnológicas de la radio en México (Fundación Manuel Buendía, Radio Educación, Radiotelevisión de Veracruz y gobierno del estado de Puebla, 2004) y coautor del libro Las mil y una radios (McGraw-Hill Interamericana Editores, 1997).
“También ha participado con ensayos de investigación académica en 20 libros colectivos.
Ha impartido cursos especializados y más de 100 conferencias sobre legislación, comunicación y nuevas tecnologías en universidades públicas y privadas, así como en diversas empresas e instituciones nacionales e internacionales.
“Columnista del diario digital Sin Embargo, desde 2015 y hasta la fecha. Antes lo fue de los periódicos El Universal (2005 hasta 2014), El Financiero y El Nacional.
“También es comentarista del noticiario “Pulso de la mañana” de Radio Educación XEEP y de “Informativo 40 noche” en ADN 40 (antes Proyecto 40). Del 2011 al 2013 fue colaborador del noticiario Noticias MVS, tercera emisión, con Ezra Shabot.
“Fue coordinador del consejo editorial de Revista Mexicana de Comunicación e integrante del consejo editorial de la revista Versión, del departamento de educación y comunicación de la UAM-Xochimilco.
“Integrante del comité académico de la Cátedra Gabriel García Márquez de la CIESPAL y del consejo académico de la Facultad Mexicana de Arquitectura, Diseño y Comunicación de la Universidad La Salle.
“Integrante del consejo consultivo de la organización Artículo 19 y del consejo consultivo de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI), del consejo directivo de Observatel y del consejo de participación ciudadana para el fomento a la creatividad, la formación y el desarrollo de las audiencias de Radio Educación. Socio de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación (AMIC), donde tuvo el cargo de secretario.
“Mediador del Instituto Mexicano de la Radio (2011-2013), seleccionado, por primera vez, mediante un proceso democrático, a partir de una votación del consejo de programación de radio ciudadana del IMER.
“En 2016 le fue otorgado el Reconocimiento Amedi a la Divulgación del Derecho a la Información.
“Fue subdirector de información de Radio Educación (2005-2006), miembro del consejo de programación de radio ciudadana del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) y asesor en materia de medios de comunicación y telecomunicaciones en la comisión de gobernación de la Cámara de Diputados (2009-2011)” (https://gabrielsosaplata.com/2013/04/08/el-autor/).

Comentarios

Artículo anteriorLos partidos políticos y el interés público
Artículo siguienteEl momento crítico. Los políticos se juegan nuestro futuro
Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM y especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Periodista colaboradora en medios desde 1987. Defensora de lectores y articulista del diario Libre por Convicción Independiente de Hidalgo. Integrante del consejo editorial de la agencia de noticias Comunicación e Información de la Mujer AC. Docente universitaria desde 1995 en la UNAM. Profesora investigadora de tiempo completo en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo desde 2008. Integrante y cocoordinadora del grupo de investigación Género y Comunicación en la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación. Línea de investigación y publicaciones sobre periodismo, comunicación y género.