MIREIA MENDOZA NOLLA
Mineral del Monte

El Instituto de Artes (IA) de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) incrementó sus lazos de hermandad con el municipio que acoge sus instalaciones, mediante la exposición Retroalimentación: Observaciones, creación y emplazamiento en los lavaderos del Mineral del Monte, que se inauguró el jueves en el patio del palacio municipal de ese pueblo mágico.
La exhibición, presentada de modo colectivo por estudiantes del taller de escultura V de la licenciatura en artes visuales del IA, está compuesta por seis obras escultóricas creadas mediante la técnica de talla directa trabajada sobre distintos materiales: obsidiana, cantera, granito, cantera y piedra caliza, y partió de una investigación realizada en distintos barrios del municipio, durante la cual los escultores en formación se documentaron acerca de los lavaderos públicos que se encuentran en cada uno de ellos, teniendo como objetivo desarrollar un tipo de razón crítica, creativa y localizada para nuevas producciones, mismas que permitan el diálogo de los objetos artísticos con comunidades concretas.
Bajo la dirección del académico del instituto y escultor Jorge Cañas López, Jessica Alejandra García López, Renata Yanin Olivares Romero, Nallely Santos Alvarado, Eduardo Soto Jiménez, Julio Téllez Girón y David Valdez Gutiérrez presentaron el resultado escultórico de todo un trabajo de campo previo a la creación, que permitió acceder al conocimiento del lugar y reconocer tanto el territorio per se, a partir de resultados históricos, estadísticos y documentales, como las vivencias comunitarias a partir de las conversaciones con los vecinos, todo ello para encontrar una postura personal y de crítica social vinculada a los procesos técnicos en la producción de un proyecto de escultura contextualizada.

A la inauguración, que se planteó como una colaboración entre el IA y el municipio, quien desde que se le planteó el proyecto se mostró entusiasmado con el vínculo que este implicaba y con el trabajo de los jóvenes a partir del contexto realmontense, se personaron el secretario académico del IA Mario Maldonado Reyes, así como la coordinadora del programa académico de referencia Dania Santos Ramírez; del mismo modo, se hicieron presentes el director de Turismo del municipio Raúl Salvador Ruiz Rangel y el cronista municipal Enrique Quezada, además del escultor Sergio Trejo, originario del pueblo mágico anfitrión.

Durante el evento inaugural, Cañas manifestó sentirse satisfecho con el resultado final. “Tanto a nivel académico como a nivel social y artístico, el balance es positivo”, agregó.
Del mismo modo, agradeció la disposición y el apoyo recibidos por parte tanto del municipio como del instituto. “Parte de la importancia del evento recae en que los líderes de los barrios en los que se ha trabajado hoy hayan estado presentes para ver el resultado… Además, es muy bonito sentir la alegría de las familias de los jóvenes artistas al verlos ya como escultores y en la vida pública”, concluyó.
En ese mismo sentido, compartió que realizar una práctica de escultura para un lugar determinado significa ahondar en los usos, significaciones y apropiaciones del lugar; profundizar en lo histórico, en los saberes particulares del territorio y, de ese modo, lograr conocer determinados aspectos de la realidad sociocultural para materializar ideas en un ejercicio educativo y creativo.

“Apariciones”, “Fuego”, “Fluir”, “Axolot-escuincle”, “Acocote-vida” y “Ofrenda” son las obras que contiene la exposición, las cuales, como sus propios creadores informaron, “son el resultado del contacto con el lugar, con las charlas informales con los vecinos, con la escucha activa al cronista municipal y con el enlace entre los procesos históricos y la actividad creativa individual”.
La exposición buscó explorar el concepto agua como bien común (en escasez) a partir de los lavaderos, como una génesis del espacio público y de la obra artística, en pro de la protección del patrimonio cultural y arquitectónico.
La exhibición, que como síntesis de los procesos del taller referido pretende generar una retroalimentación entre el IA y las comunidades de Mineral del Monte, quedó abierta al público y con acceso libre durante los próximos dos meses. Asimismo, se espera que el patio del palacio municipal siga quedando como un espacio para exposiciones y otras manifestaciones artísticas del Instituto de Artes de la máxima casa de estudios de la entidad, con el compromiso y la voluntad establecida por ambas partes para tal fin.

Comentarios