CÉSAR L AYALA

El sistema sexual-reproductivo de la mujer

Pachuca.- La mujer también tiene órganos externos e internos.

Los órganos externos son: -Monte de Venus. Es una acumulación de grasa protectora cubierta de vellos.

-Labios mayores. Son dos pliegues cubiertos de vellos que cubren a los labios menores.

-Labios menores. Son dos pliegues que rodean la abertura de la vagina.

-Himen. Es una membrana delgada que cubre la abertura vaginal. No todas las mujeres lo tienen y algunas tienen un himen de tipo elástico, es decir, que no se rompe con la introducción del pene en la vagina.

En otros casos, es tan delgado que puede romperse al realizar ejercicios o inclusive durante la menstruación.

-Orificio vaginal. Es por donde sale la sangre durante el periodo menstrual. También por aquí entra el pene a la vagina o se extiende para dejar salir a un bebé durante un parto.

-Meato urinario. Es una abertura ubicada encima del orificio vaginal por donde sale la orina.

-Clítoris. Es un pedacito de piel elevado, formado por un tejido esponjoso y terminaciones nerviosas. Es muy sensible y al acariciarlo le da gran placer a la mujer.

Mientras tanto, los órganos internos son los siguientes: -Ovarios -Trompas de Falopio -Útero -Cérvix -Vagina La mujer tiene dos ovarios dentro de su abdomen, en los cuales crecen los óvulos (células sexuales que sirven para crear un bebé). En el período de ovulación (que sucede generalmente una vez al mes) de uno de los ovarios sale un óvulo que viaja hacia las trompas de Falopio. Estas trompas, que están pegadas al útero, son dos y sirven para que el óvulo viaje.

Si los espermatozoides entran a la vagina cuando la mujer está ovulando, estos pueden llegar hasta el óvulo y unirse con él en las trompas de Falopio, lo cual se conoce con el nombre de fertilización. Si el óvulo es fertilizado, pasa por una de las trompas hacia el útero. Ahí se coloca en el revestimiento interno del útero y recibe alimento, convirtiéndose paulatinamente en un bebé. Si el óvulo no es fertilizado, este y el revestimiento se quedan en el útero por dos semanas aproximadamente y luego salen como sangrado menstrual.

El cérvix es la parte inferior del útero y tiene una abertura que forma un camino entre el útero y la vagina, por el que pasan los espermatozoides hacia el útero y luego hacia las trompas de Falopio, buscando un óvulo que fertilizar.

La vagina es un canal muscular y membranoso. Es el sitio donde se introduce el pene cuando se tienen relaciones coitales. La menstruación y otros fluidos pasan del útero hacia la vagina a través de la abertura del cérvix para salir del cuerpo. También un bebé que nace pasa por el cérvix hacia la vagina.

Algunas cosas importantes que debes saber son: -Si se tienen relaciones sexuales coitales durante los días cercanos a la ovulación es muy probable que se produzca un embarazo.

-La fertilidad femenina es cíclica, esto quiere decir que solo puede ocurrir un embarazo durante ciertos días del mes (antes de la ovulación, durante la ovulación y después de esta).

-Una mujer no puede determinar el día exacto en que ovula observando sus secreciones cervicales.

-Los espermatozoides pueden vivir dentro del cuerpo de la mujer durante varios días y el óvulo puede vivir por unas 24 horas. Así que, por ejemplo, si se tienen relaciones coitales el día lunes, aunque la mujer ovule hasta el día jueves puede quedar embarazada.

-Es importante reconocer las secreciones vaginales y los cambios que estas tienen durante el mes. Así se podrá identificar cuando algo no anda bien o es poco usual y acudir al centro de salud, por ejemplo: comezón o ardor en los genitales, flujos con sangre o de color amarillo oscuro o verde, secreciones con olor desagradable, entre otros.

Debe realizarse la limpieza de los genitales externos diariamente, lavando con suficiente agua y jabón. Además, durante la menstruación, la mujer debe cambiarse regularmente las toallas o tampones y utilizar ropa interior no ajustada y fresca.

Procesos fisiológicos de la reproducción: El ciclo menstrual es un periodo en el que la mujer experimenta cambios en su cuerpo por la acción de unas hormonas (estrógenos y progesterona) que provocan que cada mes la pared interna del útero se engrose y se prepare para un embarazo. Si no se da la fecundación, estas hormonas hacen que la capa del útero engrosada (revestimiento) se desprenda, produciendo un sangrado al que comúnmente se le llama regla o menstruación.

Generalmente el sangrado menstrual dura entre dos y ocho días. El ciclo empieza el primer día del sangrado y termina el día antes de la siguiente menstruación. Durante cada ciclo, se viven una serie de cambios en el cuerpo y en la forma de sentirse, aunque no todas las mujeres los experimentan igual e inclusive algunas nunca los sienten.

Algunos de estos cambios pueden ser: sensibilidad en los senos, calambres, felicidad y energía o tristeza y enojo, aumento de peso, entre otros. También se presentan las secreciones cervicales o moco cervical, que son flujos normales y saludables. Estos cambian su textura, sensación, color y cantidad durante los días del ciclo.

Generalmente cuando se detiene la menstruación, uno o varios días después muchas mujeres –pero no todas– tienen una sensación de sequedad en su vagina y ninguna secreción cervical. Después esta sensación va desapareciendo y se observan algunas secreciones que son pegajosas, pastosas y blancuzcas.

Al estar cerca de la ovulación, las secreciones se vuelven más húmedas, elásticas y resbaladizas (como la clara de huevo). Este tipo de moco cervical ayuda a los espermatozoides a vivir por varios días y a viajar por el cérvix. Además, durante este tiempo se tiene una sensación de humedad en el área vaginal.

Después de la ovulación, las secreciones vuelven a cambiar. Se reduce su cantidad, se vuelven pastosas, pegajosas y la sensación de humedad desaparece. Por el resto del ciclo menstrual, se siente resequedad vaginal. Mientras que algunas mujeres continúan con las secreciones pastosas y pegajosas, otras no presentan ninguna secreción cervical.

El conocimiento del moco cervical es importante para que la mujer identifique sus cambios y reconozca alguna situación anormal para ella. Sin embargo, no sirve para saber cuál es el día exacto de la ovulación. Por eso recomendamos no utilizarlo como un método de anticoncepción, especialmente en la adolescencia, ya que las posibilidades de que falle son muy altas.

Visita
Si te quedaste picado, no te preocupes, tenemos más de donde salió esto para mantenerte despierto toda la noche, por eso visita www.revistadandoydando.com.mx o búscanos en Facebook como Revista Dando y Dando, donde tenemos más y más para darte de qué hablar.

Comentarios