Revelan identidad de atacante de policías en Dallas

817
Miqueas Xavier Johnson, el principal sospechoso
Miqueas Xavier Johnson, el principal sospechoso

Era un veterano del Ejército de EU

Miqueas Xavier Johnson, el principal sospechoso de disparar y matar a cinco agentes de la Policía de Dallas y lesionar a otros siete fue identificado como un exsoldado del Ejército de Estados Unidos que sirvió en Afganistán.
Johnson, un afroamericano de 25 años, murió la madrugada de ayer, luego de ser rodeado por la Policía y permanecer resguardado durante varias horas en negociaciones con las autoridades.
La Policía intercambió disparos con el sospechoso y después se procedió a enviar un robot con un artefacto explosivo que fue detonado a control remoto. Johnson murió por la detonación, informó el jefe de la Policía de Dallas, David Brown.
“No teníamos otra opción”, dijo Brown. “Otras opciones habrían expuesto a nuestros agentes a un grave peligro”, indicó.
Johnson trabajó como carpintero y especialista en albañilería en la reserva del Ejército de marzo de 2009 hasta abril de 2015, pero se desempeñó un periodo de servicio como soldado activo en Afganistán entre noviembre de 2013 y julio de 2014.
Las autoridades informaron que durante el ataque Johnson utilizó un rifle de largo alcance de calibre .223, capaz de hacer gran daño, aunque se desconoce si fue adiestrado para su uso en el Ejército.
Durante el ataque, Johnson dio muerte a cinco agentes de la Policía e hirió a otros siete oficiales y dos civiles.
La licencia de conducir de Johnson lo identifica como un residente de Mesquite, un suburbio al este de Dallas.
Fuentes federales informaron que Johnson carecía de antecedentes penales y que se desconoce si tiene alguna relación con grupos terroristas.
David Brown dijo que el sospechoso expresó antes de morir que estaba molesto por los recientes tiroteos de la Policía contra afroamericanos y quería matar a personas blancas, especialmente a los agentes.
Por otra parte, el gobernador de Texas Gregg Abbott llamó ayer a residentes del estado a la unidad tras el ataque. “En tiempos de terrible dolor y angustia, los texanos siempre se han volcado uno con el otro en ayuda de los demás. Este tiempo de angustia no debería ser diferente”, escribió en una carta abierta.
“El respeto a nuestros agentes de la ley debe ser restaurado en nuestra nación”, expresó. “No vamos a permitir más que el mal de los comerciantes de odio nos quiera separar”, indicó el gobernador en un intento por aliviar las tensiones raciales que pudieran emerger luego del incidente de la noche del jueves.
“Es mucho más lo que nos une. Vemos una gran fortaleza en tiempos de tragedia, en tiempos de gran necesidad. Ya sea un incendio o una inundación o los actos de los individuos depravados, los texanos son los primeros en abrir sus corazones, sus hogares, sus billeteras para ofrecer la caridad y el amor”, afirmó.

Comentarios