Revisarán inmuebles históricos tras derrumbarse edificio

782
Tulancingo INAH

Tras el derrumbe de un edificio en el centro de Tulancingo, cuya construcción se remonta a por lo menos 80 años, autoridades municipales anunciaron revisión a inmuebles que se encuentran en peores condiciones, y por tanto el riesgo de derrumbe es mayor.
El alcalde Fernando Pérez Rodríguez indicó que hará la revisión e incluso el derribo de los edificios catalogados como históricos por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y asumirá la situación legal que al respecto se presente.
Acotó que tendrá un encuentro con el gobernador Omar Fayad Meneses para tratar la situación y luego de ello se buscará reunión con representantes del INAH para hacerles saber del riesgo que implica para la población los viejos edificios que no han tenido uso ni mantenimiento, por lo cual están a punto de desplomarse.
Las declaraciones fueron ofrecidas la mañana de ayer tras registrarse la caída de un edificio en la céntrica esquina de Libertad y Manuel Fernando Soto, donde se presumía que un albañil se encontraba atrapado entre los escombros.
Tras labores de remoción de escombros por parte de elementos de Protección Civil, Cruz Roja, así como policías preventivos y de tránsito, se confirmó que no había persona alguna al interior del edificio.
Minutos después, el maestro de obra que estaba realizando labores en el edificio confirmó que ninguno de los trabajadores fue citado en el sitio, por lo que todos se concentraron en una construcción ubicada en la colonia San José de Santiago Tulantepec.
Heliodoro Romo Nájera, secretario municipal de Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Planeación, confirmó que en breve se iniciará el derribo de edificios que implican riesgo de desplome para evitar riesgos mayores a la población.
Previamente, Jesús García Ávila, director municipal de Bomberos y Protección Civil, anunció que se inicia un censo de los edificios que representan riesgo de colapso, para realizar su derribo o hacer invitación a sus propietarios a realizar medidas de reparación.
Se ha documentado que en la ciudad de Tulancingo hay por lo menos 18 edificios catalogados como históricos, varios de ellos en estado ruinoso, y por tanto con riesgo de desplomarse.
Sin embargo, las autoridades del INAH han indicado que cualquier modificación no autorizada o intento de demolición podría ser sancionada.
Las autoridades municipales insisten en la revisión de dichos edificios, así como en la demolición total en los casos donde se considere hay más riesgos para la población.

Comentarios