Julio Acosta

Roma ha brillado en cada escenario donde se ha colocado; la película de Alfonso Cuarón ha sido un referente cinematográfico para entender un poco en una perspectiva internacional el cine mexicano –que no es todo el cine mexicano–.

La cinta ha sido signo de muchos triunfos en diferentes frentes, desde la parte cinematográfica en el uso de elementos estéticos hacia el encuadre hasta la lucha que se enfrascó con el duopolio de exhibición en México. Roma marca el inicio de una batalla que veremos próximamente entre las exhibidoras convencionales y las plataformas digitales en streaming.

El filme ha ganado 20 premios en diferentes categorías hasta el momento, incluyendo mejor película en los Globos de Oro y los Critics Choice Movie Awards, el León de Oro a Alfonso Cuarón por mejor director, mejor película extranjera en los Satellite, y mejor película y mejor director en los New York Film Critics Circle Award. Además de causar bastante ruido por ser la primera película mexicana en obtener 10 nominaciones en los premios Oscar 2019. Y recibió un sinfín de críticas positivas y negativas por parte del gremio de críticos del cine.

Sin embargo, también es interesante observar el comportamiento del ciudadano mexicano frente a las situaciones que refieren a que un paisano gane algún premio o reconocimiento a nivel nacional e internacional en cualquier índole, pues es conocido por todos la cantidad de ofensas y descalificaciones hacia la película Roma de Alfonso Cuarón, sin entender muchos elementos sobre esta.

Es sabido la ola de críticas de especialistas, cineastas, analistas e incluso quienes vieron la película, que expresan que Roma no representa al cine mexicano –está hecha por un mexicano, en México, con actores mexicanos–, que es aburrida e invita a dormirte mientras la observas. Creo y observo que son bastante deprimentes todas esas opiniones, que solo buscan la confrontación y hablan a partir de la cosmovisión de lo que estamos acostumbrados a ver.

La libertad de expresión es fundamental para el desarrollo de un país y más cuando esta se ejerce de manera responsable con lo duro o blando que pueden resultar nuestras palabras. Cuando uno entiende esto –sumando a los espectadores– puede ser más objetivo y entonces entrar a una buena dinámica para el crecimiento de nuestro cine.

Roma es una de las mejores películas de la historia de nuestro cine, de uno de los mejores cineastas que ha dado nuestro país. Es una poesía visual en el que en cada encuadre se está obligado a buscar un entendimiento a través de su estética y su movimiento. Es un referente para la nueva era de las plataformas digitales. Roma es una radiografía de ese México lleno de sonidos, ruidos, historias, sabores y colores. Es un hilo de luz para iniciar una búsqueda de otros espacios de exhibición del cine mexicano. Representa una crítica a esa hipocresía social que tenemos en la eterna cultura del mexicano… Si no me cree, nos vemos en los óscares.

Felicidades a toda Roma, felicidades a esta era del cine mexicano que nos ha regalado infinidad de películas tan hermosas y más allá de Roma.

Hiervas para buscar

A propósito de Roma, vale la pena indagar en Internet y disfrutar de Solo con tu pareja, película pionera del llamado nuevo cine mexicano. Cinta que supuso el primer encuentro profesional del trío que años después sorprendería a medio mundo con la película Y tu mamá también: el director Alfonso Cuarón, el guionista Carlos Cuarón (Rudo y cursi) y el director de fotografía Emmanuel Lubezki.

Comentarios