pacto educativo

Agencia Reforma / Ciudad de México.- El gobierno de Michoacán entregó el control de los servicios de educación básica y normal a la federación, tras acusar una desatención desde la administración central durante los últimos cuatro sexenios, lo cual le causó problemas financieros a la entidad.

En rueda de prensa en Ciudad de México, el gobernador Silvano Aureoles detalló que con esa decisión dejan la administración del rubro en manos de la SHCP y la SEP.

“Dar por concluida la adhesión al Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica celebrado con fecha 18 de mayo de 1992, y el convenio que en materia de educación se suscribió con fecha del 15 de diciembre de 2014”, señaló.

“Es importante destacar que no es un tema a consideración, simplemente es una determinación del gobierno de Michoacán de retirarse del acuerdo”.

Aureoles detalló que ambas dependencias tendrán un máximo de 30 días para nombrar a los representantes que operen ambos servicios educativos en Michoacán o bien llegar a un nuevo acuerdo estado-gobierno federal.

El mandatario pidió que en el mismo plazo se designe a un titular federal para dirigir la educación básica y normal michoacana.

Como parte de las agravantes, Aureoles indicó que la federación disminuyó sus aportaciones monetarias al sistema educativo estatal en los últimos 14 años.

“En 14 años la participación estatal en educación incrementó en 55 por ciento respecto a 1992, lo que fue generando un enorme boquete en las finanzas del estado y un creciente déficit acumulado para el pago de la nómina magisterial”, señaló.

El gobernador exigió que se establezca un apoyo extraordinario anual por 2 mil 500 millones de pesos para liquidar el déficit de la nómina estatal y transferir 17 mil 16 plazas de maestros a la federación.

Aureoles lamentó que el pago de 2 mil millones de pesos en este rubro para diciembre, para cubrir la nómina, prestaciones y bonos a maestros, no podrá efectuarse por falta de recursos.

“Es inaceptable, inviable, insano, que cada quincena o cada fin de año haya esta confrontación con las maestras, maestros, por una demanda además justa de que se pague su salario”, lamentó.

“No es justo que por un incumplimiento del acuerdo y por una no observancia de lo establecido en el mismo tengamos a los maestros en la calle y no en las aulas”.

Michoacán adeuda bonos de 2017 y 2018, equivalentes a 620 millones de pesos, y también tiene pendientes los pagos de ocho bonos y tres prestaciones al magisterio por un monto de 872 millones de pesos.

Comentarios