El lunes pasado, poquito antes de las seis de la tarde, previo a presentarse a la audiencia de vinculación a proceso, Rosario Robles Berlanga manifestó, segura, serena: “Como siempre se los he dicho, con las faldas bien puestas, tomando al toro por los cuernos y dando las caras”. Horas después, ya madrugada del martes, el juez de control Felipe de Jesús Delgadillo le impuso prisión preventiva por dos meses.

A las 7:08 horas fue trasladada al penal femenil de Santa Martha Acatitla, en un discreto recorrido a bordo de una camioneta negra, número 00001, con chofer y elementos de la Policía federal custodiándola. Quedó alojada en el área denominada medidas cautelares, que, de acuerdo con sostenidas versiones, no tiene para las internas servicios actualizados.

Es así, Robles Berlanga, la primera secretaria de Estado en la historia de México en quedar confinada.

De acuerdo con informadores que cubrieron la larga y pesarosa sesión, la exsecretaria de Desarrollo Social (Sedesol) y de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu) expresó a los fiscales: “No tengo un patrimonio que me permita huir de la justicia. No tengo millones de pesos para irme a vivir a Canadá”.

Y también insistió, cuando el juez Delgadillo había dado a conocer su resolución: “Mi única cuenta bancaria está congelada y cuando hablo de que doy la cara es porque siempre lo he hecho”.

Según sus abogados, Robles Berlanga sí había informado al presidente Enrique Peña Nieto, por el teléfono rojo, de comunicación personal, y después, en sesión de gabinete, de cuentas no sustentadas que afectaron al erario federal por 5 mil millones 73 millones 358 mil 846 pesos.

Y que también, en el acto de entrega-recepción a su sucesor en Sedesol José Antonio Meade, le refirió de las irregularidades, aunque no se presentó ningún documento que avalara el dicho.

La detención de Robles Berlanga, a quien se llegó a referir como responsable de la llamada “Estafa maestra”, no dejó de sorprender. Días antes, el presidente Andrés Manuel López Obrador, aludiendo a los señalamientos en su contra de indebidas conductas, la calificó de “chivo expiatorio”, y, ya después, mencionó que era un logro que no hubiera impunidad.

Quedó establecido que no se culpaba a la exsecretaria de los millonarios desvíos, sino que no tomó acciones para evitarlos.

Aún hubo otro corolario, evidentemente desagradable para quienes pensaban que ella seguiría las investigaciones en libertad al anunciar Santiago Nieto, quien encabeza la unidad de inteligencia financiera (UIF) de Hacienda, que se analiza nueva información que los llevaría a presentar una nueva denuncia por más de 800 millones de pesos.

AMLO desmintió después esa versión.

El panorama así descrito no parece ser favorable para quien iniciara una carrera política como diputada por el PRD, siguiendo como jefa de gobierno sustituto en la Ciudad de México, a la salida de Cuauhtémoc Cárdenas, entre 1999 y 2000, para después ser designada por Enrique Peña Nieto a encabezar Sedesol y posteriormente Sedatu.

Dirigencia, un gran reto

Como habían advertido encuestas, Alejandro Moreno y Carolina Viggiano serán ungidos como presidente y secretaria general, respectivamente, al renovarse la dirigencia nacional del PRI.

En la votación realizada el pasado domingo, obtuvieron, sin duda, el mayor número de sufragios, aunque no en forma masiva.

Ciertamente hubo indiferencia de militantes para acudir a depositar su voto.

Hidalgo fue un ejemplo de lo ocurrido en el país. José Gonzalo Badillo, presidente del órgano auxiliar estatal de la comisión de procesos internos del CDE del tricolor, y quien largo camino ha recorrido en ese tipo de procesos, distinguiéndose por su integridad, explicó que en el estado se registraron 23 mil 27 votos de los 161 mil afiliados al partido, algo así como 14.28 por ciento.

Consideró, como una de las causas, el disminuido proselitismo de los contendientes.

Lo anterior magnifica el reto para la fórmula Moreno-Viggiano para revitalizar a un Revolucionario Institucional que tras la elección de julio de 2018 quedó disminuido.

Recuperar la confianza de los reales seguidores del priismo, será su tarea fundamental, entre escepticismo y mantenidas dudas por viejas prácticas que poco a poco minaron estructuras del otrora invencible instituto político.

Moreno y Viggiano parecerían tener secretos para encontrar la fórmula para el pesaroso regreso, aunque el tiempo parece corto para lograrlo, a la vista de elecciones municipales en 2020.

Invitado de lujo

Recientemente, Gerardo Sosa Castelán, presidente del Patronato de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), platicó en dos ocasiones con el internacionalmente reconocido cineasta Francis Ford Coppola, quien será invitado de honor en la edición 32 de la Feria Universitaria del Libro (FUL).

Las reuniones se celebraron en el Valle de Napa y en San Francisco, ambos en California.

Sosa Castelán destacó la personalidad del director, a quien consideró un ser humano sencillo, que ama a los niños y muy interesado en conocer a la UAH, la que visitará el próximo 23, al inaugurarse la FUL.

Del distinguido personaje del séptimo arte, se conoció que nació el 7 de abril de 1939, en Detroit, Michigan. Se graduó en la escuela de cine en la Universidad de Los Ángeles. En 1969 recibió el Oscar como guionista del filme Patton y, poco después, por encargo de Paramount, fue guionista y director del El padrino (1972), galardonado con tres Oscar. Se considera a Coppola, quien tenía 33 años, creador de lo mejor que dio el cine en la década de 1970.

En 176 minutos desarrolló el éxito de la familia Corleone frente a sus competidoras. Se recuerdan actuaciones soberbias de don Vito Corleone, interpretado por Marlon Brando, y de su hijo Michel, con Al Pacino en el rol.

No quedó atrás, en 1979, la cinta Apocalipsis ahora, en el escenario de la guerra de Vietnam.

El presidente del Patronato Universitario señaló que Coppola impartirá el conversatorio La Industria del Cine y la Creatividad, en el salón Veravia, a partir de las 14 horas.

Comentarios