Pachuca

Los directores de los centros penitenciarios de Pachuca, Tula y Tulancingo fueron rotados con el fin de evitar vicios o actos negativos derivados de su permanencia continua.
La Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo (SSPH), dependencia encargada de centros penitenciarios de la entidad, informó que Ramón Hernández Sabás fue transferido del centro de reinserción social (Cereso) de Pachuca al de Tula.
Así como Liborio Monter Fuentes del Cereso de Tula al de Tulancingo y Marcos Hernández Morales de este último al de Pachuca.
La rotación en los sistemas penitenciarios, explicó la SSPH, es común y constante.
Además se realiza “con el fin de evitar vicios o cualquier acto que pudiera propiciarse por la permanencia continua de los titulares de los penales”.
Al último reporte de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH), que corresponde a la segunda mitad de 2016, el Cereso de Pachuca contaba con una población de mil 323 internos: 224 procesados y 942 sentenciados por delitos del fuero común, y 108 procesados y 49 sentenciados por delitos del fuero federal.
El centro de readaptación de Tula tenía 150 procesados y 388 sentenciados por delitos del fuero común, además de 12 procesados y seis sentenciados por delitos del fuero federal, sumando una población total de 556 internos.
Mientras que de los 516 internos del Cereso de Tulancingo, 153 fueron procesados y 330 sentenciados por delitos del fuero común, y 28 procesados y cinco sentenciados por delitos del fuero federal.
En la entidad existen 12 centros de reinserción social, cinco cárceles distritales y un Centro de Internamiento para Adolescentes.

Explicación

  • La SSPH
    explicó que dicho proceso es común y constante en los centros de reinserción social de Pachuca, Tula y Tulancingo

Comentarios