Pachuca.- Ayer en reunión fueron revisadas las condiciones laborales de los 272 trabajadores del componente de salud de Prospera que fue dado de baja y el director general del Régimen Estatal de Protección Social en Salud (REPSS) Abraham Rublúo Parra explicó, en entrevista para Libre por convicción Independiente de Hidalgo, que aunque no es una decisión con dolo, es una acción sin medir las consecuencias, ya que el recorte afectó a la nómina y otros rubros de atención médica.

Explicó que en febrero les notificaron que desde enero debieron dar de baja a los trabajadores y ahora buscan resolver, con los órdenes de gobierno y el Poder Legislativo, que la Secretaría de Hacienda reetiquete el recurso y contemple la reinstalación no solo de los trabajadores, sino del régimen de atención para la población vulnerable.

Hasta el momento, el gobierno estatal entregó más de 6 millones de pesos para nómina, no obstante, para la siguiente quincena no hay certeza de pago, ya que la bolsa correspondía a recursos extraordinarios de aportación federal, “siempre sucedía que el estado cubría mientras llegaban los recursos federales, pero si no van a llegar, el gobierno no puede sostenerlo, que yo creo que no los va a dejar solos”.

Son en total 107 millones de pesos de la merma federal al Seguro popular, 35 millones estaban contemplados en medicamentos para tratar padecimientos crónico-degenerativos, el resto para nómina y operaciones de los programas de salud, explicó el entrevistado.

“Estamos en eso, los que nos sentamos a la mesa sabemos que algo tenemos que hacer, incluso si el federal no nos da ese recurso, tendremos que buscar la manera, son 100 personas del padrón de beneficiarios que se verán afectadas.”

Reiteró que si bien el gobierno federal tiene la misión de mejorar el sistema de salud, esa decisión no es la más acertada; “entiendo que tiene que ver con un acto administrativo que nos pone a todos en esta situación, incluso podría pensar que no lo hizo el presidente, fue una cuestión de palomeo ahí en el que se llevaron todo”, indicó.

Explicó que ese recurso si bien tenía una adherencia a Prospera, el componente de salud aterrizaba en los estados, luego al Seguro popular y este a la subsecretaría de finanzas de la Secretaría de Salud, para la operación de unidades y la atención de los usuarios, de ahí que la merma afecte directamente no solo a los trabajadores, sino también a beneficiarios.

Comentarios