Continuando con los derechos de propiedad intelectual que guardan la lucha libre, otra característica en común que conservan los enmascarados rudos y técnicos, además de su técnica o ausencia de esta, es la protección de sus máscaras por la vía del derecho de autor, como obra de arte aplicado.

También poseen el derecho de proteger sus nombres, así como sus características físicas y psicológicas asociadas a sus personajes de +caracterización con los que se afrentan cuerpo a cuerpo en la arena y a dos de tres caídas, cuyo límite de tiempo depende de sus habilidades y destreza física.

De tal suerte que México es el único país que contempla dentro de su sistema de propiedad intelectual la figura de reservas de derechos al uso exclusivo. Dicha figura posee particularidades que la diferencian de un derecho de autor (obra literaria o artística) de buena fe, al ser un derecho constitutivo y no solo declarativo, lo que brinda a su titular la posibilidad de usarlo de manera exclusiva generando derechos muy similares a lo que confiere el registro de una marca.

La reserva de derechos al uso exclusivo es regulada por la actual LFDA, definiéndola como la facultad que tiene una persona física o moral para usar y explotar en forma exclusiva títulos, nombres, denominaciones, características físicas y psicológicas distintivas o características de operación originales aplicados, de acuerdo con su naturaleza a través de las siguientes formas:
Publicaciones periódicas, es decir, el nombre o título que se le designa a una revista, un diario, incluso un catálogo, verbigracia: Libre por convicción Independiente de Hidalgo, TVyNovelas, en su momento, el mamotreto de la Sección amarilla.

Difusiones periódicas, el nombre de los programas televisivos y de radio, incluyendo las difusiones periódicas vía electrónica, vg “Sinergia tecnológica”, “MujerOn®”, vía electrónica podemos citar www. privalia.

com.

Personas o grupos dedicados a actividades artísticas, como su nombre lo indica, personas en lo individual o en grupo que logran ser reconocidas públicamente por sus cualidades artísticas, vg Juan Gabriel, cuyo verdadero nombre era Alberto Aguilera Valadez o grupos como Timbiriche en la gloriosa época de 1980.

Promociones publicitarias, aquellos mecanismos novedosos tendientes a promover y ofertar un bien o un servicio, con el incentivo adicional de brindar la posibilidad al público en general de obtener otro bien o servicio. Tal como en su momento fueron los inolvidables tazos de Sabritas, que además del incentivo adicional (el tazo) invitaban a juntar la colección mientras jugabas o los intercambiabas con tus amigos.

Finalmente, los personajes humanos de caracterización, ficticios o simbólicos, y es aquí donde me voy a detener por la relación que guarda con los rudos y los técnicos, pues esta modalidad de protección refiere a las características físicas y psicológicas con las que se dota a un personaje, volviéndolo único, destacado e irrepetible.

Ahora bien, seguramente se estarán cuestionando, ¿qué diferencia guardan los personajes humanos de caracterización, los personajes ficticios y los personajes simbólicos? La diferencia radica en que los personajes humanos de caracterización son aquellas representaciones que un ser humano tiene sobre sus características físicas y psicológicas, tal es el caso de aquellos clásicos: Cantinflas y Capulina, donde el primero fue famoso por su gabardina deshilachada y pantalones de cadera caída y psicológicamente por el enredo en un laberinto de palabras y expresiones que decían, pero no decían nada, cuando él las decía.

El segundo, siempre bien conocido por ser el Rey del Humorismo Blanco, debido a que no utilizaba palabras obscenas, mientras que sus características físicas fueron siempre asociadas a su inseparable sombrero. En ambos casos además de proteger sus nombres, estos siempre han sido asociados a sus características físicas y psicológicas.

Por lo que hace a los personajes ficticios, son aquellos personajes cuyas características físicas y psicológicas no permitirían relacionarlo con un ser humano real, ejemplo de ello podrían ser los protagonistas de la Liga de Justicia (La Mujer Maravilla, Batman, Aquaman, etcétera), o bien las tiernas princesa de Disney.

Finalmente, los personajes simbólicos podemos diferenciarlos de los anteriores por ser los representantes o embajadores de ciertos valores o mensajes publicitarios como puede ser el caso del Dr Simi, la mascota del equipo de los Pumas, etcétera.

Esta aparentemente novedosa figura de reserva de derechos data nada más y nada menos que a mediados del siglo pasado, con la Ley Federal Sobre el Derecho de Autor de 1956 y su reforma sufrida el 21 de diciembre de 1963 en donde se adicionaron entre algunas otras disposiciones la siguiente:
Artículo 24. Son materia de reserva el uso y explotación exclusiva de los personajes ficticios o simbólicos en obras literarias, historietas gráficas o en cualquier publicación periódica, cuando los mismos tengan una originalidad y sean utilizados habitual o periódicamente. Lo son también los personajes humanos de caracterización empleados en actuaciones artísticas.

Esta protección se adquiere mediante el correspondiente certificado de reserva de derechos y durará cinco años que empezarán a contar desde la fecha del certificado, prorrogarse por periodos sucesivos, iguales, previa comprobación de que el interesado está usando o explotando habitualmente esos derechos, ante la dirección de derecho de autor.

Visto lo anterior, podemos concluir que la originalidad y caracterización de un luchador como personaje, concretamente sus características físicas tales como su constitución corpórea, así como el conjunto de sus atributos visibles en combinación con sus características psicológicas del luchador, como sus expresiones, creencias, costumbres, gustos musicales, pasatiempos, etcétera, asociadas a un nombre lo hace único e inconfundible, tal es el caso de algunos como Octagón, Máscara Sagrada, la Parka, Rey Misterio, el Místico, entre otro muchos enmascarados, podrían contar con la protección y el derecho exclusivo al uso y explotación de una reservas de derechos al uso exclusivo.

[email protected]
www.erapi.com.mx
Facebook: Esquivel & Ramos Asociados

Comentarios