Jorge Meléndez
Preciado

A los muchachos de Ayotzinapa
y a sus valientes y generosos padres

No termina el salvamento de cuerpos en los edificios, ya que los brigadistas han impuesto su ley en muchos sitios, mientras Miguel Ángel Mancera asegura que continuarán los trabajos y Roberto Campa, subsecretario de Gobernación, también acepta la necesidad de ir a las últimas consecuencias en la calle Álvaro Obregón, cuando ya se anuncian las primeras señales acerca de la reconstrucción que habrá de realizarse, cuando menos en la Ciudad de México.
Incluso en la UNAM, que precipitadamente inició sus clases el lunes 25, ahora se dice que habrá un periodo mayor de inactividad escolar, con el objeto de que vayan adelante los muchachos que están en diferentes labores para rescatar a personas y al país. Por lo que, a destiempo, se informa que las actividades académicas se reiniciarán el 2 de octubre, aunque habría que recordar que es una fecha trágica para estudiantes y maestros. En fin, que el rector Enrique Graue no tiene una brújula precisa.
El doctor Mancera anuncia varias acciones que nos parecen limitadas, poco acertadas, imprecisas. A quienes no tienen sitio donde guarecerse, les darán la fabulosa cantidad de 3 mil pesos mensuales. Algo que impide alquilar un cuarto de azotea. Más para una familia. Habrá, informan, créditos para reparar hogares. No se especifica el monto. El Instituto de Vivienda contará con 50 millones de pesos para construir nuevas edificaciones. Dicho organismo, por cierto, ha entregado pocos departamentos, no se sabe a quién ha beneficiado y se habla de manejos oscuros en muchos casos, favoreciendo a cuates del director.
Se instaurará una comisión para la reconstrucción, recuperación y transformación de la Ciudad de México, donde estarán instituciones oficiales y agrupaciones ciudadanas. No se detalla quiénes serán las segundas, lo cual puede tratarse de una simulación ya que de no atenderse el reclamo de varias que han luchado por los derechos ciudadanos, quedará en manos de los cercanos de siempre.
Mancera ha dicho que no se va hasta no cumplir las acciones de rescate capitalino, lo cual quiere decir: ya no será candidato a la presidencia de la República. Nos encontramos ante una situación realmente explosiva, ya que hemos visto “la especulación urbana más aguda de la historia”, como bien lo plantea el maestro Alberto Olvera (Sin Embargo, 25 de septiembre). Ya que si bien hay edificios caídos o dañados, los cuales fueron construidos hace años y no se les dio mantenimiento requerido (Héctor de Mauleón, El Universal, 26 de septiembre). Por otro lado hay inmuebles recientes que colapsaron o están en ruinas, como tres en la colonia Portales y otros más que se anunciaban como lo último en acabados y a prueba de todo.
Es más, algunos de los colaboradores de Mancera, como el asesor Simón Neumann, y el coordinador de gestión para el crecimiento citadino Flavio Galván comercializaron un edificio que ahora está en riesgo de derrumbarse; ubicado en Insurgente Sur, número 1260 (La Silla Rota, 24 de septiembre).
El martes 26, la delegada de Tlalpan, Claudia Sheinbaum, demostró cómo los permisos para la construcción del hoy famoso colegio Rébsamen, donde se protagonizó el reality show (ver la detallada y puntual crónica de Jenaro Villamil, Proceso, número 2134) de Frida Sofía, tiene permiso desde el año 1983, y en 1990 y 2003 logró derechos adquiridos, o sea, modificaciones, además de otros dictámenes. Por lo que explicó la doctora, la demarcación a su cargo no tenía ninguna posibilidad de dar licencias, más bien los permisos están a cargo del Instituto de Verificación Administrativa (Invea), lo que echa por tierra las acusaciones del jefe capitalino y Aurelio Nuño de que la funcionaria era la responsable de la mansión edificada en el colegio por su directora, Mónica García, y las demás adiciones irregulares. Incluso el director del Invea, Meyer Klip, aclaró que la documentación en el Rébsamen es falsa y hay un litigio en proceso.
Interrogado Aurelio Nuño por el alumno Ángel Castañón Pérez, al inicio de cursos en una escuela de por qué lo de Frida Sofía, el secretario de Educación dijo que debido a informaciones ‑no aclaró que sin verificar‑ y que él (Aurelio) se dejó “llevar por la emoción” (El Universal, 26 de septiembre). Estamos ante el operador de la reforma educativa que se presumía de gran calado pero resultó sumamente emotiva (sic que llora).
La reconstrucción costará al país, en siete estados, cuando menos 29 mil millones de pesos, tres veces más lo que tiene el Fonden (El Universal, 26 de septiembre). Por lo que se necesita urgentemente una comisión ciudadana para las múltiples obras, como señaló Enrique Krauze (Letras Libres, 20 de septiembre), que supervise el gasto. Ello con el objeto de evitar otro paso exprés rumbo al socavón.
Además, se necesita construir entre los jóvenes y los participantes en el salvamento nacional, “un relato diferente y repolitizar a la ciudadanía”, como propone Juan Carlo Monedero (Aristegui Noticias, 26 de septiembre).
TW: @jamelendez44

Comentarios