Hal Brands (HB), historiador old fashion a sus 36 años, imbuido del tóxico “destino manifiesto”, comenta la apreciación de los principales espías de EU sobre “el mayor acercamiento de Rusia y China”.

HB –nueva estrella muy inflada en medio de la orfandad de geoestrategas de EU y autor del polémico libro Las lecciones de la tragedia: El arte de gobernar y el orden mundial– analiza la evaluación de las amenazas globales de la comunidad de espionaje de EU ante el selecto comité de espionaje del Senado, por Dan Coats, director del Espionaje Nacional (National Intelligence), y Gina Haspel, la torturadora directora de la CIA.

HB detecta “tres tendencias que podrían alterar seriamente el paisaje global para lo peor (sic)”:

1- “La cada vez más intima relación de China y Rusia” que “están más alineados que en cualquier momento desde la mitad de la década de 1950”. HB vaticina que su relación “será probablemente más íntima por su oposición compartida a los valores democráticos (sic) y al liderazgo global de EU”. HB agrega que “Rusia y China cooperan ahora en ejercicios militares y ventas de armas, arreglos energéticos y lazos económicos” que permitirá a cada uno “desafiar mejor a EU”.

A mi juicio, salvo el zar Vlady Putin y el mandarín Xi, nadie sabe a ciencia cierta la profundidad y alcance de su “asociación estratégica”, pero HB se atreve a definir que se trata de una “casi (sic) alianza” que “dificulta a EU tratar con cualquiera de los dos”.

En abono a la intimidad geoestratégica del zar Vlady Putin y el mandarín Xi, no pasó desapercibido durante el discurso del presidente ruso en la Duma, su intención de incrementar las inversiones en inteligencia artificial y el Big Data, además de fortalecer la conectividad de la Unión Económica Euroasiática con la Ruta de la Seda, lo cual fue ampliamente difundido por el órgano oficial del Partido Comunista chino People´s Daily.

2- Las coaliciones geopolíticas de EU se encuentran a prueba, como advierte Dan Coats, a punto de ser despedido por Trump por contradecirlo en público: “Algunos (sic) aliados y socios de EU buscan una mayor independencia de Washington en respuesta a sus percepciones del cambio de las políticas de EU en seguridad y comercio y se están volviendo más abiertos a nuevas (sic) asociaciones bilaterales y multilaterales” tanto en Europa como en Asia-Pacífico. HB comenta que hoy lo que los politólogos denominan “hedging (cobertura de riesgos)” se ha vuelto más común cuando “desde Australia y Japón hasta Francia y Alemania” buscan nuevos acomodamientos que serán más pronunciados “si Trump u otro escéptico (sic) del globalismo estadunidense es elegido en 2020”.

3- Los espías de EU, citados por HB, juzgan que la “economía internacional y la política global serán profundamente configuradas por las tecnologías emergentes como la inteligencia artificial, la computación cuántica y la biología sintética” y “no existe garantía alguna de que EU encabezará la rivalidad” con sus competidores Putin y Xi. Reconoce que el “liderazgo intelectual de EU en ciencia y tecnología se ha erosionado” cuando “Beijín estaría adelantada en inteligencia artificial y otras tecnologías de punta”.

Es evidente que el declive del dominio tecnológico de EU tendrá tremendas repercusiones geopolíticas.

En su libro anti-histórico de hace tres años Realizando el momento unipolar, HB no se percató de la parusía militar de Rusia ni del ascenso imparable de China y apostó a la descabellada unipolaridad de EU que supuso resucitó gracias al incremento de la economía globalizada y al avance de derechos humanos y la democracia. Más vale que HB desaparezca ese libro de las librerías porque solamente exhibe su falta de pericia prospectivista.

Guste o disguste a HB y a la Universidad Johns Hopkins, donde despacha, hoy el mundo se está “desglobalizando” aceleradamente y tiende al (des)orden tripolar de EU/Rusia/China.

http://alfredojalife.com
@AlfredoJalifeR_
https://www.facebook.com/AlfredoJalife
http://vk.com/id254048037

Comentarios