ELVIA TREJO

Pachuca.- En los municipios más rurales siempre es difícil encontrar ofertas culturales que ayuden al desarrollo de niños y jóvenes, que les permitan canalizar su energía y potenciar su creatividad; si no contamos con proyectos que den un enfoque positivo a la juventud, nos enfrentamos a que caigan en vicios o vandalismo. Es indispensable contar con propuestas culturales en los municipios y si las instituciones municipales no las brindan, no debemos esperar a que lo hagan, alguien debe hacer algo y por qué no ser nosotros mismos. Con ese propósito nació el proyecto Rústicalli.

El término rústicalli es el resultado de la unión de dos palabras: rústica, de origen castellano, y calli, del náhuatl y que significa casa, es decir, casa rústica. La razón de dicho nombre es que los fundadores de ese espacio pretendían hacer una casa propia, por la necesidad de tener un patrimonio, sin embargo, al darse cuenta de que el terreno que disponían, heredado por sus abuelos, daba para más, decidieron ocuparlo para crear un espacio cultural.

Al inicio solo ocuparían adobe y piedra para edificarla, algo rústico y amigable con el ambiente, de ahí el nombre Rústicalli, no obstante, su idea evolucionó y es allí donde comenzaron a reciclar, usando también llantas y PET para la construcción.
José Luis Rey León Islas (Negus Ambessa), de 32 años y originario de Epazoyucan, se dedica a hacer música, pintura, dibujo y construcción ecológica. Es gestor cultural, siempre enfocado a las artes dentro del municipio. Junto con su hermano Gustavo León Islas emprendió este proyecto desde hace tres años.

José Luis cuenta que la inspiración la encontraron en Puebla; para ellos fue difícil encontrar un espacio dónde hacer su arte, llevan 16 años inmersos en el arte y debido a la poca oportunidad en su municipio comenzaron a salir, no solo a mostrar lo que hacen, sino también a aprender de otros artistas y es así como hace cinco años José Luis llegó al municipio Atlixco, Puebla, a la Ecoaldea Ixixtlán SanArte, un lugar hecho de manera ecológica que causó gran impacto en él. Luego de lo que vio pensó: “Esto yo quisiera hacerlo en mi municipio”, así que se documentó en Internet, vio tutoriales, además de que contactó a personas que ya hubieran trabajado ese tipo de construcciones, para que él junto con el apoyo de su hermano se adentraran en la construcción ecológica.

Comenzaron con un pequeño módulo con el propósito de hacerlo biblioteca y taller para impartir clases de música, sin embargo, el proyecto se hizo más ambicioso: ahora cuentan con tres módulos de aproximadamente cuatro por seis metros y una cocina pequeña de dos por tres metros, en la que tienen un horno de barro que ellos hicieron y en el cual ya han cocinado pan; también construyeron un pódium en el cual han llevado a cabo conciertos, además de varios talleres de creatividad, construcción ecológica, pintura y dibujo, música, danza y convivencias.

Una de las principales dificultades que han enfrentado es en la cuestión económica para solventar ciertos gastos; muchas veces han recibido apoyo de personas a las que les interesa el proyecto, quienes donan llantas, no obstante, el transporte ha sido una delimitante.

Por otro lado, han tenido un buen impacto en su municipio, al inicio se enfrentaban a los prejuicios, muchos llegaron a creer que su proyecto no era algo serio, pero con su compromiso y trabajo constante han demostrado lo contrario.

Están comprometidos con el bien común, por lo que en los conciertos que organizan buscan darle la mayor difusión para así contribuir al turismo en el municipio, esto ha provocado que los habitantes dejen los prejuicios y apoyen más el proyecto.

Los hermanos no solo crearon Rústicalli, sino también una empresa familiar de ropa, homónima, que ya es marca registrada. Lo característico de su firma es que son prendas de corte moderno como vestidos, playeras y sudaderas con bordados originales; los diseños de los bordados son únicos, por lo que nunca habrá uno igual. Hechos totalmente a mano.

También inmersos en la música, actualmente tocan en un conjunto de músicos llamado Ashka Ensamble, inspirados por géneros como reggae, cumbia, salsa, jazz, rap; Gustavo es el guitarrista y José Luis es vocalista y compositor. Junto con otros amigos están por grabar un disco que constaría de 10 canciones, en donde el concepto es claro: música sin censura.
José Luis en su proyecto como solista es conocido como Negus Ambessa, que significa Rey León; desde hace 11 años inició en la música haciendo rap. Grabó 20 canciones y buscó abrirse camino él solo con contactos que hizo por Internet; logró presentarse en varios países de Sudamérica y en su gira vendía la ropa que ellos fabrican. Y aunque no siempre le pagaron, la experiencia fue la mejor remuneración.

El trabajo de los dos hermanos es, sin duda, una muestra de que para hacer una diferencia en nuestro entorno solo hay que querer y trabajar duro para conseguirlo. El 30 de noviembre será la inauguración oficial del espacio cultural Rústicalli, que tiene las puertas abiertas para todos aquellos que quieran enseñar o aprender sobre arte. El propósito es aprender unos de otros, de una manera armoniosa y siempre cuidando el medio ambiente.

Comentarios