Pachuca

Por sexto año consecutivo la Feria Universitaria del Libro (FUL) entregó el premio Juan Crisóstomo Doria a las humanidades, en esta ocasión el galardonado fue el patólogo e investigador científico Ruy Pérez Tamayo.
En presencia de académicos y estudiantes de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) Antonio Alfaro Morales, presidente de la FUL, dio a conocer que el galardón surgió para reconocer los méritos y aportaciones a las humanidades en diferentes campos.

Hace seis años con esta adecuación y relanzamiento de la Feria Universitaria del Libro se propusieron, entre otras cosas, el cambio de sede, la creación de nuevos espacios como FUL Niños y este premio que nació como encargo del rector.

Asimismo indicó que dar ese premio a Ruy Pérez Tamayo se debe a su inalcanzable esfuerzo por divulgar las ciencias, así como a sus estudios patológicos.
Jorge del Castillo Tovar, coordinador de extensión de la cultura de la UAEH, constató el acta para el otorgamiento de ese premio y presentó una semblanza en video del investigador.
En dicho video, el ilustre científico expresó que la comunidad de investigadores debe tener un mayor desarrollo científico y tecnológico, ya que uno de los retos de la divulgación científica es combatir el subdesarrollo que vive el gremio, puesto que los recursos no se aplican en las necesidades de la ciencia y la tecnología.
Por su parte, Pérez Tamayo agradeció la distinción de la Autónoma de Hidalgo y se dijo emocionado; con sentido del humor se describió a sí mismo como un hombre “a todo dar” y agregó que tiene planes de continuar con su labor “los próximos 150 años.

Se han dicho cosas muy buenas de mí el día de hoy, entonces voy a imaginarme que sí son ciertas, por lo tanto, me siento doblemente satisfecho, no solamente por el reconocimiento, sino también porque me han hecho dar cuenta que soy a todo dar

En su oportunidad Humberto Veras Godoy, rector de la UAEH, resaltó que en esa ocasión se hermanaron en el premio dos hombres ilustres de siglos distintos pero ambos altamente ponderados en su obra y en su trascendencia: Ruy Pérez Tamayo y Juan Crisóstomo Doria, a quien recordó como uno de los hidalguenses más célebres.
Además, el Premio Juan Crisóstomo Doria a las humanidades entregó una medalla de plata y un incentivo económico, anteriormente fue otorgado a personajes como el poeta Rubén Bonifaz Nuño, la periodista Cristina Pacheco, la fallecida pianista hidalguense María Teresa Rodríguez, la escritora Beatriz Espejo y el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma.
Previo a ese evento presentó su libro ¿Gorditos o enfermos? La obesidad en niños y adolescentes, en el que colaboran también los médicos Beatriz Salazar Vázquez y Miguel Salazar Vázquez; la publicación tiene como objetivo enfrentarse al problema de sobrepeso y obesidad desde su origen.
Ruy Pérez Tamayo nació en Tampico, Tamaulipas, el 8 de noviembre de 1924. Es médico patólogo e inmunólogo, investigador, divulgador de la ciencia y académico. Ha sido merecedor del Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de ciencias físico matemáticas y naturales en 1974; en 1979 se le otorgó el premio Miguel Otero por la Secretaría de Salubridad Pública y Asistencia; el Estado de México le concedió la presea José María Luis Mora, en reconocimiento a su trayectoria; además, en su honor se nombró Premio Nacional Juvenil de Ciencia y Tecnología “Ruy Pérez Tamayo”, al certamen realizado por Instituto Nacional de la Juventud (Injuve) en 1996.
Actualmente se dedica a investigar cómo se genera la cirrosis hepática, principal causa de muerte en mexicanos de 25 a 45 años y cómo combatir la amibiasis en el país.

Comentarios