Domingo de Ramos, una tradición que abre las puertas de lo que todo el mundo católico conoce como Semana Santa, la Semana Mayor; pero también era el último día de la 37 Muestra Gastronómica en Santiago de Anaya y estábamos preparados para asistir.
Tomamos el autobús que nos llevó a la localidad Lagunilla, un camión que pasa por ahí cada 20 minutos nos guaría con destino a la muestra, la gente que subía también se dirigía hacia el mismo lugar, gente de fuera, gente de los alrededores, gente que iba a concursar.
Y es que en el tercer día de actividades, la muestra albergaba el concurso de bebidas y postres hechos con los productos de la región, en donde 900 concursantes aproximadamente se disputaban uno de los 50 lugares finalistas.
El camión se acercaba a nuestro destino, ya habíamos pasado la desviación hacia Xoxafi y los autos particulares seguían el camino hasta toparse con una pequeña glorieta: “Bienvenidos a Santiago de Anaya”, anunciaba un cartel con otro más que daba promoción a la muestra.
Bajamos del camión mientras los rayos del Sol pegaban a todo lo que da, caminamos hacia los vastos enlonados y una “salea” de coyote fue la primera extravagancia que nos recibió; los gritos de los vendedores de comida se opacaban y peleaban por llamar primero la atención de la gente que ya buscaba qué comer.
Los olores de la barbacoa tapada con las pencas, la carne asada de los conejos en adobo y del pulque en los guajes o jarritos de barro, nos aseguraron que acabábamos de llegar al corazón de la gastronomía hidalguense.
Recorrimos los puestos donde no faltaban los nopales en ensalada con jitomate, cebolla y queso blanco; los quelites, la flor de calabaza, los tlacoyos de alverjón en masa azul, las aguas frescas de limón, tamarindo, xoconostle y piñón; los característicos escamoles con mantequilla o en chiles rellenos y la carne ya fuera de borrego, conejo, ardilla, tlacuache o algo más especial, una lagartija a la que llaman texincoyote.
Decidimos dar una vuelta por el pabellón artesanal, la cuestión del tiempo se mezclaba con cada producto, el ixtle hacía una especie de convenio con la plata y los dijes de diferentes figuras, los tejidos se aliaban con las nuevas modas mientras eran elegidos por señoras, jóvenes y niñas.
Seguimos el enlonado que nos llevó al lado de la iglesia del pueblo, señoras de la comunidad ya compraban sus palmas para la procesión en medio de la algarabía del concurso y con huapangos de fondo.
Justo al lado del recinto católico, el pabellón internacional se levantaba, ahí, el municipio de Acaxochitlán se defendía con su pan tradicional en medio del aroma de los inciensos de la India, los perfumes árabes, la música jocosa de cuba y las bebidas refrescantes de Rusia; el contraste entre pueblos se marcaba con los bailes típicos de la República en la explanada principal.
Justo en ese lugar, los integrantes del jurado caminaban entre las mesas degustando el pulque, agua o los postres con un sello creativo de los concursantes.
Ahí nos encontramos a doña Josefina, en su quinto año concursando en la muestra, su platillo fue un pay hecho con mezquite.

“A mí me gusta mucho, es bien bonita, no importa que gane o no; hoy preparé un pay de mezquite; primero se debe de secar ramita, aparte debo secar para la harina, se le pone leche, huevo de rancho, jugo de mezquite que lo saco poniéndolo un año, para que se conserve, en una olla de barro para que suelte el juguito, ahorita nada más estoy esperando el resultado.”

Impacientes disimulando los nervios con las presentaciones de los ballets folclóricos, el ambiente se dividía entre los que esperaban el veredicto final del certamen y entre los que ya estaban de fiesta como cada año, como cada víspera de Pascua, así es Santiago de Anaya, una parte del país, con sabor a Hidalgo.

Dato

Recorrimos los puestos donde no faltaban los nopales en ensalada con jitomate, cebolla y queso blanco; los quelites, la flor de calabaza, los tlacoyos de alverjón en masa azul, o algo más especial, como la lagartija a la que llaman texincoyote

Rating: 4.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios