Sacan jugo a sus mansiones

224
mansiones

Ciudad de México.-

Para estrellas de la talla de Demi Moore y Sting no les resulta fácil vender sus lujosas propiedades, aunque al final sí saben sacarle jugo a las transacciones.

Luego de dos años de anunciarlo, primero por 75 millones de dólares y luego rebajarlo a 59 millones, la exesposa de Bruce Willis y Ashton Kutcher vendió finalmente un penthouse en Central Park por 45 millones, según Variety.com.

Pese a la cuantiosa reducción en el precio, Moore, de 55 años, reportó una ganancia de casi 6.5 veces el costo original del inmueble, ya que en 1990 fue adquirido por la pareja por 7 millones. La mansión tiene seis habitaciones y cinco baños, además de vistas al célebre parque neoyorquino.

Sin embargo, Sting y su esposa Trudie Styler aún no corren con la misma suerte. El líder del extinto The Police también vende un ático en Manhattan desde la primavera pasada.

El inmueble está anunciado en 56 millones de dólares, se ubica en la esquina de West 61 y Central Park West; el espacio cuenta con todo tipo de lujos en dos niveles, pero podría ser entregado por 50 millones o menos.

No obstante, el acuerdo respecto a la cifra supondría un gran beneficio para el rockstar, ya que hace una década lo adquirió por 26.5 millones.

También Ellen DeGeneres y su mujer Portia de Rossi, han tenido que reducir de 45 millones a 39.5 sus pretensiones por vender una mansión en Santa Bárbara, California, misma que compraron en 2014 por 29 millones de dólares.

Quien desee adquirir la residencia de Jennifer López con vistas al Madison Square Park, en Nueva York, deberá desembolsar 26.5 millones de dólares; seguramente la cifra no disminuirá mucho, ya que la actriz pagó 20 millones en 2014.

La propiedad que fuera de JLo entre Beverly Hills y Studio City, California, adquirida por Gwen Stefani y su exesposo Gavin Rossdale, está ofertada en 35 millones de dólares, más que los 13.25 millones que el entonces matrimonio pagó en 2006.

Están de estreno

 Jay-Z y Beyoncé, considerados por medios estadunidenses como el matrimonio más poderoso del entretenimiento, adquirieron dos propiedades en Los Ángeles y en los Hamptons, por 114 millones de dólares en total.

En Bel-Air los cantantes compraron una residencia valuada en 88 millones de dólares y que incluye ocho habitaciones, 11 baños, estacionamiento para 15 vehículos, cuatro albercas y una cancha de basquetbol. Asimismo el condominio en Nueva York, de 25.9 millones, tiene cinco cuartos y siete baños completos.

George Lucas le compró al millonario texano Henry Ross Perot una mansión en Holmby Hills, Los Ángeles, con todas las comodidades, por 33.9 millones de dólares.

Comentarios