Alina Eugenia Peniche Ortíz
Catedrática de la licenciatura
en comunicación de la UAEH

“Si el fuego quemara mi casa, ¿qué salvarías? Salvaría el fuego”
Jean Cocteau

Calores nos despiertan por la noche, inquietan al cuerpo, desnudan la mente, arrancan los más íntimos secretos que se arraigan en el alma. Prometeo llevó el fuego a los hombres y fue sacrificado; las llamas que avivan el conocimiento y nos hacen despertar, mirarnos en el cosmos de lo interno para así despegar al universo, gestar vida, morir, renacer o reinventarnos, descubrir que, en el dolor de la vida, aparecen ámpulas que nos recuerdan el principio, la idea fundamental de amar. Guillermo Arriaga nos transporta con cada personaje a mundos interiores del más profundo encierro solitario; pensé en llamar polifónica a su escritura, sin embargo, cada persona que interviene en la historia tiene no solo un timbre de voz que los escritores ponen al narrar en una sola frecuencia de la historia, aquí cada sonido, emerge de la lectura, cobra vida, en una trasfiguración de etapas y momentos desgarradores, de encuentros que transitan en la obra como un grito que emerge. Un llamado constante para descubrir, en lo anecdótico, la periferia de diferentes escaparates que se van revelando, con giros inesperados, pasados que cobran vida y dan sentido a la rebeldía, a la terquedad de sobrevivir, que no solo vivir, sino afrontar los sinsentidos que los laberintos de la locura, por vivir, les hacen responder. Salvar el fuego, salvar la vida, salvar la integridad, salvar la pena, salvar la culpa, salvarme, con una obra que coloca al lector en otras perspectivas de la realidad actual, paralela a la rutina que nos impone lo cotidiano, lo rudo de la vida. Marina y José Cuauhtémoc protagonistas equidistantes, crecen desde los extremos que la sociedad divide en clases: una bailarina con un asesino, una creativa de la danza y un salvaje, el fuego desde la inspiración del cuerpo y el fuego desde la sobrevivencia. Dos fuegos rodeados de archipiélagos mundanos donde la paradoja de la esperanza y del amor respira con dificultad. El fuego no gestiona en el azar, se funde con intensidad. En cada línea los ritmos de las imágenes se trazan con exactitud, en los contextos que le toca en la historia y van coloreando el panorama con las voces apropiadas y se escuchan, tornan la personalidad creíble, sustancial de cada persona que trastoca la lectura para aparecer, para avivar la llama, para salir vivo sin quemarse, o quemarse e inflamar la pasión hasta llegar a los límites. Salvar el fuego sitúa la madurez de un escritor lleno de carisma con letras arriesgadas, actuales. Un Arriaga voraz en los torbellinos de la profundidad humana, que no solo se sumerge en las masculinidades, también se arriesga a desgajar el corazón de una mujer que baila, se mueve y ama intensamente. Se lee sobre el autor en la portada del libro: “narra con intensidad y dinamismo, una historia de violencia en el México contemporáneo como de donde el amor y la redención aún son posibles. El autor se sirve tanto de una extraordinaria fuerza visual como de la recreación y reinvención del lenguaje coloquial para lograr una obra de inquietante verosimilitud”. Fragmento tomado del Acta del Jurado del 23 Premio Alfaguara de Novela, presidido por Juan Villoro.

Sobre el autor

Guillermo Arriaga Jordán
Ha publicado novelas como Escuadrón Guillotina (1991), Un dulce olor a muerte (1994), El búfalo de la noche (1999), El salvaje (1996), así como la colección de cuentos Retorno 201 (2006). Autor de las películas Amores perros, 21 gramos, Babel, por el que obtuvo una nominación al Oscar y al premio Bafta, así como al Globo de Oro; por Los tres entierros de Melquiades Estrada recibió el premio al mejor escritor en el Festival de Cannes (2005). En 2008 presentó su ópera prima como director con The burning plain. Produjo y coescribió la historia de la película Desde allá, primera obra latinoamericana en ganar el León de Oro en el Festival de Venecia. Arriaga fue elegido por un panel internacional como uno de los 100 mejores escritores de cine de la historia.

Comentarios