La Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) es embajadora cultural por excelencia. Entre sus máximas expresiones se encuentra el Festival del Día de Muertos Sanctoarte, creado por la comunidad del Instituto de Artes (IA) en 2004. Esta celebración llegó a sus primeros 15 años, década y media de enriquecer y promover la milenaria tradición mexicana de los días de los Fieles Difuntos y de Todos los Santos. En 2004, la comunidad estudiantil, encabezada por el alumnado de artes visuales y apoyada por autoridades y profesores, decide organizar una actividad inspirada en las costumbres ancestrales, en la que conjugan historia, tradiciones y expresiones artísticas que aprenden en el aula como parte de su formación profesional. Un círculo virtuoso. Es un compromiso y un valor de la comunidad garza enaltecer nuestra herencia cultural. Conscientes de ello, las autoridades universitarias impulsan este festival que ayer cumplió 15 años en medio de una atmosfera de júbilo y misticismo. Sanctoarte combina las diferentes disciplinas que se imparten en el IA. Es realizado a finales de octubre. La procesión, que cada año inicia en un punto emblemático de la cabecera municipal del pueblo mágico de Mineral del Monte, recorre calles y callejones, y concluye en las instalaciones del IA. Los pasillos y patios de esa instalación universitaria se convierten en un escenario que vive, desde hace 15 años, una combinación entre las tradiciones de los mundos prehispánico y católico con la innovación actual. La edición de este año fue dedicada a Xiuhtecuhtli, deidad que en la mitología mexica es el espíritu del fuego y el calor. El festival permite poner a la UAEH en los ojos del turismo local, nacional e internacional. Tres lustros después se siguen cumpliendo objetivos. Larga vida al Sanctoarte, un espacio de confluencia que incita a vivir el orgullo de ser mexicano y de pertenecer a la comunidad de la Autónoma de Hidalgo. De filón. Una nueva manta con mensajes al estilo del crimen organizado volvió a aparecer en Ixmiquilpan, donde el Estado de Derecho permanece extraviado.

Comentarios