Alejandro Basáñez Loyola es autor de una novela histórica en la que Antonio López de Santa Anna se reitera en calidad de figura central, como presidente del país, apareciendo en el centro mismo de debates sobre su comportamiento político y militar que costó la pérdida de una sustancial parte del territorio de México en el siglo XIX.

Cita: “Después de vivir 12 polémicos años en la vida de Santa Anna, deducimos que él no tiene por qué cargar con el sambenito de todo lo que ocurrió a nuestra nación de 1836 a 1848.

“Santa Anna es la punta del iceberg burocrático que representó el sistema centralista de gobierno que descuidó extensos y olvidados territorios al norte del país.

” Su obra se titula Santa Anna y el México perdido y demuestra que es un experto en todo a lo que se refiere en ese aciago episodio… Basáñez, (México, 1965) es un novelista que ha dedicado parte de su vida a la docencia y a la investigación histórica. Ha viajado por buena parte de la República y Estados Unidos en busca de haciendas, ruinas arqueológicas donde inspirarse para desarrollar sus textos.

Es licenciado en ciencias administrativas y colabora con la revista Líder Empresarial con la columna “Anecdotario histórico de México”.

De su obra, entre otras publicaciones, destaca su excelente trilogía sobre la Revolución Mexicana: México en llamas, México desgarrado y México cristero.

Los antecedentes que brinda el escritor son muy interesantes.

“México como país independiente nacería al mundo en 1821 con la firma de los Tratados de Córdoba. El Imperio mexicano con su monarca Agustín I se independizaba de España y comenzaba a dar sus primeros pasos como un país libre y soberano. Poco le duraría el gusto a Agustín de Iturbide con su monarquía de cartoncillo, al ser desterrado por Antonio López de Santa Anna y el Plan de Casamata, para dar paso al nacimiento de la República federal en 1824.

“Los Estados Unidos, incómodo vecino del norte iniciaban sus intrigas y políticas para crecer como país hacia al oeste. Con la compra de Louisiana, en 1803, los Estados Unidos llegarían hasta el río Mississippi. Esta compra significó 23 por ciento de su territorio actual. Hacia el oeste todo era tierra mexicana hasta llegar al Pacífico.

“Thomas Jefferson no se conformaría con eso y después de la financiada expedición de Merywether Lewis y William Clark en 1803 hacia los territorios inexplorados del oeste, pondría los ojos en Texas, Nuevo México y la Alta California para arrebatárselos a México de algún modo”.

Y de Santa Anna, dice: “Antes que él, otros hombres visionarios y poco apegados a su patria coquetearon con los texanos para luchar por la independencia de Texas.

“Se habla pestes de al que llamaban alteza serenísima, se sataniza al Napoleón xalapeño, pero nadie menciona a personajes perversos y traidores a la patria como don Lucas Alamán, opositor a la idea de independizarse de España y promotor de la idea de traer a un príncipe extranjero para que nos gobernara”.

Suma otros nombres.

Pero pone el ejemplo de don Agustín Viesca, gobernador de Coahuila y Texas con proclamas ruines como ésta: “Ciudadanos de Texas: ¡Levantaos en armas o dormid para siempre! Desde vuestra niñez se os ha inculcado cuán cara es la libertad y cuán odiosa es la tiranía. Vuestros hermanos, Estados Unidos del Norte, os desean jucho la victoria, y a la hora del peligro ocurrirán en millares a vuestro socorro”.

Pero el libro no es una apología de Santa Anna, al señalar.

“Defender su inocencia o suponer que nunca fue sobornado por los norteamericanos para facilitar la derrota de México, es algo difícil de probar, aunque los hechos, la historia y lo que sus allegados y enemigos cuentan de él, lo ponen en una situación muy inconveniente”.

Y anota, además, otras aparentes pifias del entonces presidente.

Cuenta de sus dos esposas, doña Inés, a quien la describe como muy bella y comprensiva y quien falleció por una afección pulmonar.

En 1944, Santa Anna sorprendió al casarse con la quinceañera Dolores Tosta, cuando la difunta doña Inés tenía apenas 40 días de muerta.

Estilo directo el de Basáñez Loyola, saliendo al paso de acontecimientos que en su origen no estaban claramente justificados.

Recomendable, mucho, su obra.

De Ediciones B México, SA de CV, la primera edición es de febrero 2017.

Comentarios