El pasado martes, el secretario general de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) José Ángel Gurría presentó un estudio sobre la fiscalización en México, según el cual 75 por ciento de los órganos locales resultó reprobado en su desempeño. Ese fenómeno, explicó, se debe a que las instituciones locales de fiscalización carecen de autonomía o de recursos económicos o humanos. Teniendo en consideración el resultado del estudio y las observaciones de Gurría sobre los órganos de fiscalización, entonces podemos entender de dónde viene el desastre que enfrenta el ayuntamiento de Mineral de la Reforma. Porque si tuviéramos un sistema de fiscalización fuerte, no podría haber tantas irregularidades como las que ahora destapa el alcalde panista Raúl Camacho Baños. Si ya de por sí la lupa estaba sobre Filiberto Hernández Monzalvo por sus múltiples deudas con proveedores, ahora nos enteramos que el priista también omitió pagar a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público 30 millones de pesos correspondientes al impuesto sobre la renta (ISR) que, como sabe el lector, es retenido por los patrones para luego trasladarlo a la autoridad hacendaria federal. Pero no, en el caso de la anterior administración del municipio metropolitano de Mineral de la Reforma esa obligación simple y llanamente fue ignorada. ¿Por qué no sonaron las alarmas desde antes? ¿Cómo es posible que se acumulen 30 millones de pesos sin que las autoridades procedan y hagan cumplir al evasor, en este caso, una autoridad municipal? ¿Por qué tiene que llegar un nuevo alcalde, de otro partido, para que nos enteremos de la cloaca en que hoy se encuentran las finanzas de Mineral de la Reforma? Ahora que se discute y se construye el Sistema Nacional Anticorrupción, los esfuerzos deben enfocarse en evitar esos quebrantos. Porque no se trata de un ejemplo aislado: hoy robar el presupuesto público se ha vuelto una práctica común. Si nuestro país quiere frenar esa perniciosa costumbre, es preciso cambiar las reglas que solapan e incuban personas como Filiberto Hernández, o los Duarte: tanto el Javier de Veracruz como el César de Chihuahua. De filón. El Tuzobús será sometido a cirugía mayor. Así lo adelantó ayer el gobernador Omar Fayad respecto a los cambios que habrá en el sistema de transporte de la capital. Desde cambios en rutas alimentadores hasta la posibilidad de retirar, en algunos puntos, el carril confinado. Este plan será presentado en próximos días, según Fayad, no sin previamente socializarlo antes de echarlo a andar.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios