Juan Carlos Paz Bautista
Área académica de medicina

Mientras en el contexto de la pandemia del Covid-19, los sistemas de Salud enfrentan a nivel mundial un incremento de casos, también están abrumados por el resto de padecimientos rutinarios y por la presencia de enfermedades prevenibles y tratables que aumentan dramáticamente.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde el 13 de diciembre de 2019 hasta el 24 de enero de 2020 hubo un incremento del 29 por ciento de los casos confirmados de sarampión a nivel mundial, con más de 20 mil casos solamente en este periodo de tiempo.

El sarampión es una infección causada por un virus de la familia Paramyxoviridae, altamente contagiosa en todas las edades; puede producir epidemias que causan muchas muertes, especialmente entre los niños pequeños malnutridos.

La presencia de casos de este padecimiento en nuestro país ha venido en aumento, al momento la CDMX, el Estado de México y Campeche tienen casos confirmados; el resto de estados de la República mexicana han presentado casos sospechosos a excepción de Guerrero, Durango y Sonora. Es por ello que debemos, retomar acciones de vigilancia epidemiológica y estar atentos los procesos de vacunación para completar esquemas y seguir los lineamientos que ha marcado la Secretaría de Salud.

El personal médico y de enfermería de los distintos niveles de atención debe conocer las definiciones operacionales de caso de Enfermedad Febril Exantemática (EFE) y las actividades que se desprenden de la identificación de un caso probable.

-El retraso en el diagnostico incrementa el número de personas que pueden ser contagiadas.

-El reconocimiento de un caso probable de EFE, debe detonar acciones en las unidades de salud para evitar el contagio de otros pacientes y del personal de salud.

-Se recomienda verificar el estatus de vacunación del personal de salud en contacto con los pacientes, según las capacidades de las instituciones se debe valorar la vacunación de personal mediante un enfoque de riesgo.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que la vacunación debe ser considerada un servicio de salud esencial que no debe de ser interrumpido.

Considerando el escenario epidemiológico en nuestro país y el riesgo de propagación del sarampión a otras entidades federativas, es necesario reforzar las medidas destinadas a la prevención, diagnóstico oportuno por Enfermedad Febril Exantemática.

A pesar de que en las últimas semanas se ha observado una tendencia de descenso en la aparición de nuevos casos, según el inicio de exantema, es imprescindible mantener en alerta al sistema de vigilancia epidemiológica para que pueda identificarse de manera oportuna los casos probables.

Definiciones Operacionales (Aviso Epidemiológico CONAVE /07/ 2020/SARAMPIÓN 13 de marzo de 2020) Caso probable de sarampión.

Toda persona de cualquier edad que presente fiebre y exantema maculopapular y uno o más de los siguientes signos y síntomas: tos, coriza, conjuntivitis o adenomegalias (retroauriculares, occipitales o cervicales).

Caso confirmado de sarampión: Todo caso probable en el que se demuestre infección por virus del sarampión mediante técnicas de laboratorio reconocidas por el Indre, o el caso probable que no cuente con muestra o resultado de laboratorio y que esté asociado epidemiológicamente a otro caso confirmado por laboratorio.

Caso importado: Caso confirmado que según evidencias epidemiológicas y virológicas presentó la exposición al virus fuera del país en los siete a 21 días previos al inicio del exantema para sarampión.

Caso asociado a importación de sarampión: Caso confirmado que forma parte de una cadena de transmisión local, originada por un caso importado, lo que está sustentado en evidencias epidemiológicas o virológicas o ambas, o se trata de un caso confirmado donde no se identifica nexo epidemiológico con un caso importado, pero el genotipo viral involucrado ha sido identificado en otra área con transmisión fuera del país.

Mientras tanto al día 12 de junio tenemos en el país 181 casos de sarampión en México.

Los últimos casos se registraron en CDMX y entre ellos, dos menores de edad, la mayoría sin antecedentes de vacunación.

-Las recomendaciones emitidas por la Organización Panamericana de la Salud sobre el programa de inmunización en el contexto de la pandemia del Covid-19 han sido consultadas con los miembros del Grupo Técnico Asesor (GTA) sobre enfermedades prevenibles por vacunación, y están alineadas con las recomendaciones del Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico sobre inmunización de la OMS (SAGE por sus siglas en inglés).

SSA-La ocurrencia de brotes de sarampión en varias partes del mundo, principalmente en países de América y Europa, con quienes se comparte un alto movimiento poblacional, incrementa el riesgo de presencia de casos importados en México, tal como ha ocurrido con los identificados en 2020 a través del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica. A efecto de detectar oportunamente los casos y la dispersión del virus de sarampión en el territorio nacional, es necesario el cumplimiento estricto de las acciones de vigilancia epidemiológica de Enfermedad Febril Exantemática (EFE) descritas en la normatividad vigente y garantizar coberturas de vacunación del 95 por ciento a nivel municipal.

Recordemos a los padres de familia que se mantengan atentos al esquema de vacunación de sus hijos y completarlo.

De acuerdo a la página https://www.insp.mx/avisos/5303-retorno-del-sarampion.

html del Instituto Nacional de Salud Pública, recordemos que la vacunación es una pieza fundamental del derecho humano a la salud, siendo responsabilidad tanto de individuos como de comunidades y gobiernos. Existen dos vacunas disponibles en nuestro país: la triple viral (SRP-sarampión, rubéola, parotiditis) y la doble viral (SR-sarampión, rubéola).

Las recomendaciones para la población general, de acuerdo con la edad y el antecedente de vacunación, son las siguientes: -Niños de seis a 11 meses: aplicar una dosis de vacuna contra sarampión (esta no forma parte del esquema por lo que deben vacunarse de nuevo a los 12 meses de edad, con un intervalo de al menos 28 días entre ambas dosis).

-Niños de uno a cinco años sin antecedente de vacunación: aplicar una dosis de SRP y la siguiente dosis al cumplir los seis años.

-Niños de seis a nueve años con esquema incompleto de SRP, es decir, cuentan solo con la primera dosis: aplicar la faltante (el esquema no se reinicia).

-Niños de seis a nueve años sin antecedente de vacunación: aplicar dos dosis con un intervalo de cuatro a ocho semanas entre ambas dosis.

-Población de 10 y más años con esquema incompleto: aplicar una dosis de SR.

-Población de 10 y más años sin antecedente de vacunación: aplicar dos dosis de SR con un intervalo de cuatro a ocho semanas entre ambas dosis.

La vacuna está contraindicada durante el embarazo, en personas con el sistema inmune débil y en aquellas que hayan presentado reacción alérgica a cualquier componente de la vacuna. La alergia al huevo no es una contraindicación para aplicarla.

Referencias Norma Oficial Mexicana NOM-017-SSA2-2012, para la vigilancia epidemiológica.

Manual de procedimientos estandarizados para la vigilancia epidemiológica de las enfermedades prevenibles por vacunación. OMS.

Measles and rubella surveillance data regional summary of reported measles cases. OMS.

Measles and rubella surveillance data.

distribution of measles cases by country and by month, 2011-2019.

Actualización epidemiológica de sarampión OPS/OMS. Febrero 2020.

Si tiene dudas comunicarse a la unidad de inteligencia epidemiológica y sanitaria a los teléfonos 5337-1845 o al 800-00-44-800, donde será atendido por personal altamente capacitado.

Comentarios