Se acerca El Rey León a niños autistas

165
autista

Con una función especial adecuada para personas que padecen ese trastorno neurológico

FIDEL ORANTES /
AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

La sabana de El Rey León se “pintó” de azul. Al llegar la tercera llamada, el teatro no se quedó por completo a oscuras y tampoco reinó el silencio, como comúnmente sucede al momento que una obra comienza.
Y es que se trató de una función especial adecuada para personas con autismo, promovida por la Organización Iluminémonos de Azul y la producción del musical de Disney.
Adultos, adolescentes y en su mayoría niños que tienen ese trastorno que afecta la capacidad de comunicarse y de interacción, pero también público en general, acudió ayer al teatro Telcel, que lució casi lleno.
“Queremos resaltar el compromiso de toda la compañía, que se ha volcado con la iniciativa y nos ha permitido sensibilizar y capacitar al staff, al personal del teatro, llevarlos a centros de autismo para que realmente se sensibilizaran”, comentó Gerardo Gaya, presidente de la organización.
En comparación con el resto de las funciones, esta no tuvo cambios notorios más que no hacerla invadida, como no dirigir la luz directamente a las butacas, pocas veces quedarse por completo en la oscuridad y un volumen mucho más bajo.
Desde que empezó la historia de Simba, Nala, Timón y Pumba no hubo silencio en la audiencia, pero nadie se quejó y hubo 12 voluntarios dispuestos a prestar su ayuda.
Todo fue apoyo, como cuando un padre ofreció de sus palomitas a la madre de un niño que no estaba quieto, caminaba por los pasillos y no quería sentarse.
Y aunque la gran mayoría de los niños vio y aplaudió el montaje desde sus butacas, hacían sonidos, le hablaban a un volumen normal a sus padres, jugaban con sus vasos generando ruido o zapateaban el piso, pero nadie pareció molestarse evidenciando que estaban acostumbrados.
A uno que otro niño le dio un ataque de llanto y sus padres prefirieron salir de la sala o trataron con paciencia de calmar a los menores. Pero para el resto de las personas, las que no padecen el trastorno, absolutamente nada pareció perturbarlos de la función, de reír y aplaudir la actuación y ocurrencias del elenco.
“Estamos viviendo en un entorno de inclusión. Estamos acostumbrados a que como papás te sales de un restaurante, del cine o del teatro porque estás en una lucha constante con el entorno y hoy eso es totalmente lo contrario”, compartió Gaya.
La iniciativa estuvo apoyada por José Narro, secretario de Salud federal, quien estuvo entre el público.
La ovación para el elenco llegó al final, pero el grito de “¡gracias!” por parte del público fue para Gaya y su equipo.

La iniciativa
estuvo apoyada por José Narro, secretario de Salud federal, quien estuvo entre el público

No votes yet.
Please wait...

Comentarios