Río de Janeiro.- En lo que fue su última competencia en Juegos Olímpicos, el multimedallista estadunidense Michael Phelps dijo adiós de las albercas olímpicas con un oro en la modalidad de los 4×100 metros combinado masculino.
A la espera de que se arrepienta de su partida, tal y como ocurrió hace cuatro años en Londres 2012, por lo pronto Phelps y Estados Unidos dominaron en la última prueba de la natación en Río 2016 y lo hicieron con un récord olímpico de 3:27.95 minutos.
En el segundo lugar se ubicó la cuarteta de Gran Bretaña, con registro de 3:29.24 minutos, y la presea de bronce fue para el cuadro australiano, que paró el reloj en 3:29.93.
Después de quedarse con un sabor agridulce tras perder en la víspera los 100 metros mariposa y quedarse con la plata, Michael Phelps no quería irse de una competencia de esa magnitud con un segundo lugar, así que en conjunto con sus colegas Ryan Murphy, Cody Miller y Nathan Adrián se enfiló a lo más alto del podio.
El Tiburón de Baltimore volvió a tener un papel importante en la carrera, fue tercero en el relevo, explotó en la mariposa para recuperar la ventaja para los suyos ante los británicos, que amenazaron en pecho con Adam Peaty.
Phelps cumplió con la tarea, que redondeó Nathan Adrián, quien no soltó la ventaja en el estilo libre y junto con el máximo ganador de Juegos Olímpicos fue el único que repitió en la cuarteta estadunidense que también se bañó de oro en Londres 2012.
El nadador de 31 años se despidió así con un oro olímpico, para totalizar 23, más tres platas y dos bronces, sumó 28 metales, algo inédito que lo pone como el deportista olímpico más laureado de la historia.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios