Se fueron de pinta…

298
Legislativo

En tribuna Margarita Ramos Villeda trata las comisiones del Legislativo, en los curules y la misma presidencia de la mesa directiva los diputados se dispersan para atender sus asuntos y dejan prácticamente vacío el pleno del Congreso de Hidalgo.
Es la sesión 99 de la 63 Legislatura, y como una escuelita, los pupitres de los representantes del pueblo comienzan a vaciarse.
Daniel Andrade Zurutuza, quien preside en lugar de Jorge Miguel García, quien también se fue por unos minutos, decide suspender la sesión por cinco, da tiempo para que atiendan sus asuntos y puedan atender a Ramos Villeda.
Entre risas, la perredista baja a esperar a que se dé el mentado cuórum, ese en que la ley establece que permanezcan en el recinto la mitad de los legisladores más uno, es decir 16 de los 30.
La sesión es larga, durará poco más de cuatro horas, apenas van cerca de la mitad y ya tuvieron que suspenderla, Margarita regresa y continúa con la propuesta de iniciativa.
Parecía que de panzazo juntaron 17, por momentos más, por momentos menos; y ya en la tercera parte, a unas dos horas y media de la sesión, Luis Vega Cardón trataba la violencia contra mujeres en el transporte cuando de nuevo el cuórum se cayó.
Dieron otro receso, pidieron reagrupase y aprovecharon para dar entrevistas, Luis Baños Gómez se dijo molesto y prometió llamar a los legisladores a evitar faltas; Ramos Villeda recalcó que tienen labor en el pleno.
Reiniciaron la sesión, y ya de últimas un llamado para que volvieran a sus lugares, el saldo: dos suspensiones y un llamado, tres veces sin diputados suficientes para poder legislar, labor que les deja 48 mil pesos íntegros al mes.
Al final de la sesión, quien aprovechó las siete faltas y seis, y por momentos más retiros, fue Andrade Zurutuza, quien recordó su propuesta de septiembre para sancionar a los diputados que no vayan o lleguen después de media hora iniciada la sesión.
A final de cuentas, como la escuelita, ya se verán la siguiente clase-sesión.

Dato

  • Es la sesión 99 de la 63 Legislatura, y como una escuelita, los pupitres de los representantes del pueblo comienzan a vaciarse
  • Los diputados se dispersan para atender sus asuntos y dejan prácticamente vacío el pleno

Comentarios