Ciudad de México.- Saúl el Canelo Álvarez derrotó por decisión unánime a su acérrimo rival Julio César Chávez junior por decisión unánime, anoche en el T-mobile de Las Vegas, Nevada.
Al término de los 12 rounds, el jalisciense se llevó el triunfo claro en las tarjetas por idénticos 120-108 de los tres jueces, que vieron clara su victoria sobre el Hijo de la Leyenda, quien nunca se encontró en el ring y no supo aprovechar los 10 centímetros de estatura que le sacaba a su rival.

El combate

Canelo abrió a tambor batiente el combate con golpes arriba y abajo sobre Chávez junior, quien vio vulnerada su guardia en varias ocasiones durante el primer round.
Julito respondió en el segundo con ganchos, pero no salió ileso del intercambio, pues Álvarez respondió también en el terreno corto para salir airoso.
El rostro del Junior apareció enrojecido en el tercero, producto del castigo recibido y de los golpes de poder del Canelo, que seguía adelante en las tarjetas.
En el cuarto, los upper del Canelo comenzaron a hacer mella en Chávez junior, que solo caminaba en el ring y respondió cerca del final.
El castigo abajo de Saúl Álvarez surtió efecto en el quinto, Chávez solo atinaba a rehuir y cubrirse de los golpes sin demasiado éxito. El escenario era del jalisciense y el público estaba con él.
Julito no podía romper el ritmo del Canelo, pese a que buscó responder y lo llevó a las cuerdas, pero la defensa de Álvarez fue buena para cubrirse de los golpes. Con las tarjetas a su favor, el jalisciense continuaba tirando golpes y Chávez respondía poco, como estudiando y esperando el momento justo para soltar un golpe de poder.
Al término del octavo, al Hijo de la Leyenda solo le quedaba la vía del nocaut para aspirar al triunfo, pues claramente el Canelo había sido mejor en el ring.
Llegó el round 10 y Chávez junior seguía sin hacer daño al Canelo. El sinaloense necesitaba ahora el nocaut pero sus golpes no eran contundentes como para mandar a la lona a su rival; la afición ya le reprobaba su actuar en el cuadrilátero.
El último round fue la misma tónica de la pelea: Canelo tirando golpes y Chávez aguantando y sin responder los ataques, y todo se confirmó en las tarjetas.

Al término

de los 12 rounds, el jalisciense se llevó el triunfo claro en las tarjetas por idénticos 120-108

Comentarios