El término artritis significa literalmente inflamación de las articulaciones.
Existen más de 100 tipos diferentes de artritis y enfermedades asociadas, entre las que se incluyen padecimientos que afectan los huesos, músculos, articulaciones y tejidos que las sostienen.
La artritis provoca dolor y rigidez, además puede afectar a personas de cualquier edad.
Los signos de advertencia de la enfermedad pueden incluir dolor, hinchazón, rigidez o dificultad para mover una articulación. Debe consultarse al médico si existen esos síntomas durante dos o más semanas.
Se ha comprobado que puede reducirse el riesgo de contraer ciertos tipos de artritis o disminuir la discapacidad si ya padece esta enfermedad al:
*Mantener un peso corporal adecuado o adelgazar; si se trata de una persona con exceso de peso, puede reducir el riesgo de desarrollar osteoartritis en las rodillas y, posiblemente, en las caderas.
*En el caso de los hombres debe evitarse el aumento excesivo de peso durante los primeros años de la edad adulta para reducir el riesgo de desarrollar gota.
*El tratamiento precoz de la infección de garganta causada por estreptococos ayuda a prevenir el desarrollo de fiebre reumática, una enfermedad que puede producirse como respuesta a la bacteria estreptocócica.
*Evitar picaduras de garrapatas y recurrir al tratamiento precoz en caso de erupción cutánea puede reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad de Lyme.
*Tratar de impedir lesiones en las articulaciones y procurar no realizar movimientos repetitivos que pudieran dañar u ocasionar lesión en las articulaciones.
*Es recomendable hablar con el médico sobre suplementos vitamínicos y minerales, pues poseer insuficientes niveles de vitamina D baja la cantidad de calcio que puede absorber el cuerpo, y esto, aunado a bajos niveles de calcio con la edad, puede contribuir a la osteoporosis.
*Fortalecer los músculos que rodean las articulaciones, especialmente los de la rodilla, permite reducir el riesgo de desgaste de la articulación y prevenir lesiones. Hacer ejercicio regularmente ayuda a fortalecer los músculos que rodean las articulaciones, además de aumentar la densidad ósea. Asimismo, el ejercicio puede disminuir el desgaste de las articulaciones, con lo que pueden prevenirse lesiones y disminuir el riesgo de osteoartritis. Más aún, una mayor densidad ósea puede evitar la osteoporosis.
*Las mujeres que han pasado por la menopausia deben consultar con su médico sobre la terapia de reemplazo hormonal, ya que muchas pierden hueso durante los años alrededor de ese periodo, cuando sus ovarios dejan de producir estrógeno, el cual ayudar a mantener el calcio en los huesos y conservar la masa ósea.
*Evitar fumar y limitar el consumo de alcohol ayudar a evitar la osteoporosis. Ambos hábitos debilitan la estructura ósea, con lo cual aumenta el riesgo de fracturas.

Comentarios