Sí se puede vivir del teatro, y puede hacerse bien: Itari

164
POEMARIO

ALEJANDRA RODRIGO
Pachuca.- El 4 de julio en Ciartes Y Sí fue realizado el conversatorio “Sobre los espacios escénicos independientes y el público joven, el caso del Foro Shakespeare y el teatro penitenciario”, encabezado por Itari Martha, como parte del programa Poéticas jóvenes.

Itari Martha habló sobre la importancia de considerar la venta del arte en una empresa y rompió el mito sobre que “no se puede vivir del teatro” al manifestar que “sí se puede y se puede vivir bien. Es más, la cultura en México genera 7 por ciento del PIB”, lo cual indica que la producción cultural es amplia y hay necesidad y consumo del arte.

Esa discusión lleva a una reflexión sobre la labor del artista, sus derechos y la relación con el entorno. El artista tiene derecho a vivir y hacerlo bien tal y como lo hace un abogado, un médico o el dueño de un restaurante, “como debe hacerlo cualquier ciudadano de nuestro país”. Por lo tanto, hay que cuestionar ese pensamiento popular que dice “el actor vive de los aplausos”.

El actor, el bailarín, el músico, el director, el pintor cobra y hay que pagarle, puesto que estos también contribuyen al flujo económico, es decir, pagan renta, comen, pagan luz, agua, etcétera. Por lo tanto, es de suma responsabilidad del artista la realización de productos escénicos de calidad que sean alternativas para el público.

Otro aspecto que hay que estudiar es el teatro de entrada libre. En algunos lugares del país, un espectáculo gratuito muchas veces es sinónimo de mala calidad, lo cual provoca un círculo vicioso entre quien observa y quien ejecuta. El que no paga sabe que ve algo muy malo, pero como no paga no se queja; y ese que ejecuta no genera algo de calidad porque no le pagan.

Pero qué pasa cuando el pensamiento cambia y se establecen otros vínculos con la sociedad, es decir, el pago de un boleto debe garantizar un nivel de calidad espectacular de acuerdo con el costo del boleto, finalmente “el arte es comercial”, dijo Itari Martha.

Gracias a ese pensamiento el Foro Shakespeare se ha mantenido durante 16 años en la Ciudad de México de forma independiente y generando sus propias ideas y producciones, lo que propicia recursos económicos para la manutención de 48 familias que laboran de manera permanente en ese centro cultural y más de 2 mil creadores que eventualmente usan el espacio.

Gracias a que existe un espacio que genera dinero pueden tener otra iniciativa: la Compañía de Teatro Penitenciario, proyecto de impacto social que ofrece como servicio a la comunidad eventos gratuitos; sin embargo, recalcó Itari Martha, “este proyecto no existiría si no hubiera un Foro Shakespeare que genera dinero”.

Paradójicamente el foro está a punto de desaparecer por cuestión de desarrollo habitacional, justo cuando más solvente es y cuando más cartelera ofrece, porque carece de un espacio para establecerse.

El apoyo gubernamental a empresas culturales debe darse ya que es su obligación con la ciudadanía, por lo tanto es responsabilidad de los artistas generar productos estéticos que procuren el crecimiento humano y es obligación de la sociedad defender su derecho al acceso, consumo y disfrute del arte.

Reflexión

  • Esa discusión
    lleva a una reflexión sobre la labor del artista, sus derechos
    y la relación con el entorno. El artista tiene derecho a vivir y hacerlo bien tal y como lo hace un abogado, un médico
    o el dueño de un restaurante
No votes yet.
Please wait...

Comentarios