Atrás se quedaron los días en que Hidalgo presumía de su tranquilidad. Al menos en cuanto a la incidencia de delitos del fuero común se refiere, luego que el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública dio a conocer que Hidalgo se encuentra en el sitio 11 en ese indicador. En solo dos años, la entidad escaló siete lugares en el tablero nacional debido al crecimiento en la incidencia de delitos como violencia familiar (84 por ciento), lesiones (74 por ciento) y robo (31 por ciento), aunque el que más preocupa por los daños que provoca a la sociedad es el secuestro, cuya incidencia aumentó 180 por ciento en tan solo dos años. La Procuraduría General de la República (PGR) considera al secuestro como uno de los delitos con mayor impacto social debido al impacto psíquico y moral tanto a las víctimas como a sus familiares. Y en medio de todo esto, el próximo 3 de agosto se cumplirá un año desde que el gobernador Omar Fayad echó a andar el programa Hidalgo Seguro, con el objetivo de combatir al crimen y prevenir el delito con “estrategias serias” que implican el uso de tecnologías y la colaboración de policías federales, marinos y soldados, por ejemplo, para el caso del robo de combustible. Hoy, a un año de distancia la alta incidencia delictiva pone en entredicho su efectividad. ¿Qué le falta a Hidalgo Seguro? Dentro de poco más de un mes el gobierno de Omar Fayad cumplirá dos años y la inseguridad que azota a nuestra entidad debe ser motivo de reflexión en el corte de caja. Debe hacerse un examen profundo de las instituciones involucradas y deben repensarse acciones que no están funcionando. No hacer nada dejará como única víctima a la sociedad hidalguense. De filón. Qué seriedad puede tener una universidad que no puede entregar los títulos a los estudiantes que cumplieron con su plan de estudios. Tal es la pregunta que debe responder el rector de la Universidad Politécnica de Pachuca (UPP) Marco Antonio Flores González, quien después de que los alumnos salieron a las calles a denunciar la falta, ahora sí se comprometió con ellos a entregarles sus títulos y cédulas pendientes, en algunos casos, ¡desde hace tres años!

Comentarios