Inicio Opinión Editorial Seis años de Peña Nieto

Seis años de Peña Nieto

259

El presidente de la República Enrique Peña Nieto ofreció ayer un mensaje con motivo de su último informe de gobierno. Como era de esperarse, el exgobernador del Estado de México se enfocó en sus logros y enlistó “10 importantes fortalezas” que, desde su perspectiva, dejará su administración al país. Es de resaltar que varios de los logros que presumió ayer Peña Nieto se enfocan en los rubros de economía y finanzas. Por ejemplo, destaca que su gobierno dejará un país con finanzas públicas sanas, con un padrón de contribuyentes 78 por ciento más grande que hace seis años y “una deuda manejable”, lo cual, como se ha advertido por diversos expertos, no es tan cierto puesto que hoy los pasivos que enfrenta el país equivalen a 45 por ciento de su producto interno bruto, según cifras oficiales. El presidente Peña también destacó que su administración dejará la inflación más baja de la que se tenga registro desde hace 50 años (analistas estiman que cerrará 2018 en 4.47 por ciento) y nuevos empleos formales que crecen a un ritmo de 800 mil por año. No obstante, por ejemplo, la inflación, si bien es baja, se convierte en un factor de menos importancia cuando analizamos la depreciación de los salarios y cuando vemos que la mayor parte de los trabajos generados en este sexenio no son de calidad. Pero de los males que dejará Peña Nieto los que más pesan tienen que ver con los altos niveles de inseguridad y violencia que han manchado su administración. Recordemos que al final del sexenio del expresidente Felipe Calderón el principal reclamo era la altísima violencia que prevalecía en varias regiones del país. Peña prometió cambiar eso y no pudo. Los resultados de ese fracaso quedaron depositados en las urnas el pasado primero de julio. De filón. Y hablando de informes, al que también le toca ofrecer un balance de su administración a dos años de su inicio es al gobernador Omar Fayad. Y, curiosamente, el balance es similar al del presidente Enrique Peña: buenas cuentas en economía y finanzas, no así en seguridad.

Comentarios