Sella Macron reforma laboral pese a protestas

176
macron
El Consejo de Ministros aprobó ayer el primer gran proyecto de la presidencia de Emmanuel Macron

París.- El Consejo de Ministros aprobó ayer el primer gran proyecto de la presidencia de Emmanuel Macron: una reforma laboral que flexibilizará la contratación y el despido. Aunque la reforma está pendiente de la aprobación definitiva en el Parlamento, Macron envió varias señales al estampar su firma. A los sindicatos: las protestas no frenarán sus planes. Al resto de franceses: el propósito de transformar Francia va en serio, mensaje similar al que envía a los socios europeos, y en particular a Alemania. Francia es reformable.

Tras la reunión del Consejo de Ministros, Macron firmó las nuevas normas en el Elíseo, ante las cámaras de televisión, en una escenificación que algunos comentaristas consideraron “americana”.

La reforma no es una revolución, pero sí un cambio en el código laboral hacia una mayor liberalización. Contempla, por ejemplo, baremos a las indemnizaciones por despidos improcedentes. Permite a las multinacionales instaladas en Francia invocar una situación de crisis local para despedir a trabajadores, aunque la empresa prospere en el resto del mundo. También autoriza que las negociaciones en las pequeñas empresas esquiven a los sindicatos, y fusiona las múltiples instancias de representación laboral en las empresas. Es un primer paso, casi más simbólico que efectivo a la hora de bajar el desempleo crónico está la etapa inicial de una serie de reformas que incluyen la formación profesional, el seguro de desempleo o a la política impositiva, entre otros ámbitos, y que desembocarán, según Macron, en “una transformación inédita del modelo social”.

Comentarios