Hidalgo comenzará la semana a partir de mañana en semáforo naranja. El salto permite que las actividades no esenciales continúen su curso, lo que significa un tanque de oxígeno para la economía local. Esta es la segunda ocasión desde que se implementó el indicador en la que Hidalgo baja la alerta y la primera vez en la que el país se tiñe con un solo estado en rojo, Colima. 21 entidades están en riesgo alto y 10 en riesgo medio. Con esos números, el mapa epidemiológico para las próximas dos semanas resulta alentador, pero por otra parte despierta sospechas. La nueva medición dada a conocer el viernes ocurre a una semana de que arranquen las campañas político-electorales en Hidalgo. Coahuila, donde también habrá comicios el 18 de octubre, está en amarillo. La suspicacia radica en saber cuáles fueron los parámetros que tomó en cuenta la Secretaría de Salud federal (Ssa) para bajar la alerta epidemiológica en la entidad, donde en la última semana se registraron 785 nuevos positivos y 121 fallecimientos por coronavirus (Covid-19). Durante la semana del 31 de mayo al 6 de junio, por ejemplo, fueron registrados 469 positivos. Desde entonces, por semana, el incremento ha sido constante; del 9 al 15 de agosto hubo 830 nuevas transmisiones. Respecto a los fallecimientos por la enfermedad, del 31 de mayo al 6 de junio fueron contabilizados 98. Del 9 al 15 de agosto la fatídica cifra fue de 147, de acuerdo con un análisis elaborado por el investigador de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo Aurelio Granados Alcántar. ¿Cuál avance? En qué números se basó la Ssa para bajar la alerta máxima (rojo) a riesgo alto (naranja). Los casos siguen en punto de ebullición y las defunciones no ceden en Hidalgo, donde apenas un municipio, Pisaflores, no aparece en el mapa de contagios. A pesar de ello, el proceso electoral municipal continúa su curso con todo y la advertencia del gobernador Omar Fayad Meneses, quien anticipó un “riesgo suicida” en caso de que los comicios programados para el 18 de octubre no sean postergados. Evidentemente, como indicó el mandatario estatal hace unos días, no existen las garantías sanitarias mínimas para celebrar campañas electorales, programadas a partir del 5 de septiembre y hasta el 14 de octubre. ¿Cuál es la prisa del Instituto Nacional Electoral? ¿Mintió el subsecretario Hugo López-Gatell al afirmar en su conferencia de prensa del 14 de agosto que las autoridades electorales consultaron a la Ssa para conocer el escenario epidemiológico de Hidalgo y Coahuila? En este sentido, el gobierno federal avaló el acuerdo del INE para realizar las elecciones locales en ambos estados al asegurar que tienen un plan sanitario para evitar contagios y el 18 de octubre, fecha de la jornada electoral, se prevé que la epidemia esté en descenso. ¿Están seguros? De filón. Temporada de letras. No pierda la oportunidad de disfrutar la programación que tiene preparada la 33 Feria Universitaria del Libro a través del megaportal www.uaeh.edu.mx/ful.

Comentarios