Es la posibilidad de encontrarse con lo desaparecido, un reclamo y un espacio para invocar a los muertos no enterrados de Ayotzinapa. Carlos Cruz brindó una impresionante pieza llena de energía y pasión dentro del primer Encuentro Hidalguense para la Danza y Artes Escénicas Contemporáneas 2017.

Comentarios